Por Marissa Glover

 

Lo que sucede cuando fallece una persona a la que se amaba o se le tenía un cariño especial, como puede ser un hijo, un abuelo, un padre, un amigo…es que tenemos la sensación de estar viviendo la pesadilla más espantosa de nuestra vida de la que lamentablemente no podemos despertar.

 

Es una situación tan impactante que de primera instancia no podemos siquiera asimilarla. De hecho, muchas personas comienzan a sentir dolor cuando asisten al acto funerario y caen en la realidad.

 

 

A partir del momento en el que nos enteramos de la muerte de nuestro ser querido, comenzamos a atravesar por una serie de etapas dolorosas y que a la vez nos pueden llegar a generar mucha confusión. En psicología le llamamos a esta serie de etapas, el “proceso de duelo”.

 

Las etapas por las que se atraviesa en este proceso traen consigo una serie de altibajos emocionales que pueden ir acompañadas de tristeza, confusión, deseos de reencontrarse con la persona amada, negación, ira, culpa, entre otro tipo de emociones que sin duda traen consigo mucho malestar no solo emocional sino también físico.

 

Pero ¿qué podemos hacer ante ello?, ¿cómo podemos sentirnos mejor cuando estamos atravesando por este proceso normal después de haber tenido una pérdida?

 

Lamentablemente no podemos evitar el dolor de una pérdida ni pretender no sentir nada cuando hemos perdido a un ser querido. Estamos prácticamente obligados a atravesar por este proceso que aunque implica sentir dolor y confusión, finalmente termina en aceptación y que podamos salir adelante a pesar de la pérdida.

 

 

Por lo que, si ahora mismo te encuentras atravesando una pérdida, sé que lo que pueda decirte en este artículo no va a aliviar tu dolor, tampoco lo que te estén diciendo las personas que están ahora mismo acompañándote.

 

Sin embargo, siempre puedes comenzar a hacer cosas para facilitarte el camino, es decir, hacer algunas cosas para llevar ese proceso lo mejor posible, seguir adelante y no quedarte atascado(a) en el dolor.

 

Estas maneras en las que podrías ayudarte a superar la situación son las que te voy a explicar a continuación y espero que puedan cumplir con su objetivo.

 

5 consejos para afrontar tu propio proceso de duelo

 

1.- Evita aislarte: Entiendo que te sientes tan mal que probablemente lo único que quieres es estar solo(a). Me imagino que una de las razones es porque te sientes incomprendido(a) por todos. Seguramente las personas que más te comprendan son aquellas que han pasado por lo mismo, sin embargo, a pesar de ello, lo peor que puedes hacer es aislarte. Así que, aunque te parezca difícil al principio, te recomiendo que hagas un esfuerzo por no quedarte solo y busques la compañía de alguien. No pierdas el contacto con tu familia y amigos que son los que te van a ayudar a que vayas superando este duro proceso.

 

2.- No reprimas tus sentimientos: Es normal que sientas dolor y que en muchas ocasiones quieras llorar o expresar tus emociones de alguna manera. A diferencia de lo que muchos aconsejan cuando ven a una persona que sufre como, por ejemplo, que no llore y/o que sea fuerte, reprimir esos sentimientos es lo peor que se puede hacer. Cuando reprimes lo que sientes, eso no desaparece, se queda almacenado en tu mente y en tu cuerpo y cada vez se hace más grande, por lo tanto, es sumamente perjudicial. Por el contrario, cuando te permites expresar tus emociones, vas a poder liberarte realmente de ellas y eso es lo que te va a sanar.

 

3.- Cuida de tu persona: Por mucho que esto pueda costarte, no te olvides de ti y trata de cuidarte. Es importante para que puedas ir poco a poco reponiéndote de esta situación, que te encuentres lo mejor posible. Esto implica que no descuides tu alimentación, que no dejes de asearte, que trates de dormir lo suficiente y hagas en la medida de lo posible todas aquellas cosas positivas que aporten para tu salud física y mental.

 

4.- Actos simbólicos: Es recomendable que lleves a cabo actos simbólicos hacia esa persona que se ha ido. Es decir, que realices pequeñas acciones en honor a tu ser querido. Por ejemplo, dependiendo de tus creencias, puedes hacer cosas como plantar un árbol en su honor, hacer una ofrenda, escribirle una carta, hacer algo que le gustaba el día de su cumpleaños, etc.

 

5.- Comparte tu dolor: No te guardes únicamente para ti mismo(a) ese dolor que ahora sientes. Atrévete a compartirlo con las personas en las que confías y con quienes sabes que puedes contar. Recuerda que cuando compartes tu dolor, este se va haciendo cada vez más pequeño y finalmente eso te va a permitir sanarte. Por lo que si tienes la oportunidad de tener a una o más personas que estén ahí para escucharte, no dudes es desahogarte con ellas y sacar aquello que sientes.

 

Por último, pero no menos importante, mencionarte que si te encuentras atravesando un proceso de duelo bastante doloroso y complicado y/o te gustaría recibir el apoyo y la orientación de un profesional, es recomendable que asistas a terapia psicológica.

 

Te espero dentro de 2 semanas con un nuevo artículo. Si tienes alguna duda, comentario, si te gustaría proponer un tema nuevo del que quisieras que tratara en mi siguiente artículo y/o si te gustaría recibir atención psicológica de manera online, puedes contactar conmigo por medio de mi correo electrónico: [email protected], twitter: @m_glover21, fan page: “Dosis de psicología” o mi blog personal: https://dosis-de-psicologia.blogspot.com  ¡Hasta la próxima!

Comments