Rodrigo Díaz M.

Un destacado centro de atención de salud geriátrica en Toronto ha despedido y aceptado las renuncias de aproximadamente 150 empleados por presunto fraude relacionado a los beneficios laborales.

En una declaración, Baycrest Health Sciences explicó que las preocupaciones sobre el mal uso de los beneficios de atención médica surgieron el año pasado.

El hospital reveló que contrató a un auditor externo para investigar la situación.

La auditoría, declaró Baycrest, encontró “irregularidades”.

Portavoces del hospital explicaron que una investigación posterior reveló que numerosos empleados habían estado haciendo un mal uso del plan de beneficios durante varios años.

Los empleados despedidos y quienes renunciaron trabajaron en una variedad de puestos dentro de la institución médica.

Comments