Son estaciones médicas con cámaras y sensores que se instalarán en lugares de gran afluencia de público en EE.UU. y pondrán en contacto a los pacientes con profesionales de la salud para ser asesorados y diagnosticados a distancia.

DESTACADOS.

+++ “El paciente accede a la estación, cuyos cristales se vuelven opacos para evitar miradas indiscretas, y en su interior se comunica con un médico por videoconferencia, para efectuar una consulta a distancia”, informa la compañía OnMed, de Florida (EEUU).

+++ El médico puede explorar y diagnosticar al paciente mediante una cámara de definición ultra alta, un sensor que registra imágenes térmicas y otros dispositivos, para así prescribir medicamentos que la propia estación puede dispensar, a través de una minifarmacia, informa la compañía.

+++ Las primeras estaciones médicas se desplegarán en aeropuertos, universidades, hoteles y grandes empresas de EEUU, y se están desarrollando unidades móviles autónomas, que podrán situarse en otros lugares, según OnMed.

Un equipo de médicos está a disposición de los pacientes 24 horas del día, siete días a la semana, gracias a la tecnología, y sus datos se encriptan garantizando una máxima privacidad y protección…, señala un anuncio.

Parece que hiciera referencia a un nuevo seguro médico, pero se trata de una innovación de la tecnología médica: una red de estaciones sanitarias, equipadas con cámaras y sensores, que se instalarán y funcionarán en lugares de gran afluencia de público y en cuyo interior una persona recibe asesoramiento y diagnóstico de un médico a distancia, e incluso podrá hacerse con los fármacos que le receten.

Estas estaciones permiten un encuentro virtual, con conexión en tiempo real, entre médico y paciente que da como resultado una atención de calidad, según sus creadores, la firma estadounidense OnMed.

Estas unidades médicas independientes utilizan tecnología avanzada, que incluye imágenes térmicas y reconocimiento facial, y proporcionan a los pacientes consulta, recetas y medicamentos, con privacidad y en un lugar seguro, conectándolos directamente con médicos, enfermeras y farmacéuticos, según la compañía de Florida (www.onmed.com).

La firma está desplegando estas estaciones en Estados Unidos este año, de acuerdo a la revista tecnológica ‘New Atlas’.

“La primera estación está programada para implementarse en 2019 en un centro de salud rural en Mississippi” (sur de EEUU), adelanta a Efe, Austin White, presidente, director ejecutivo (CEO) y socio fundador de OnMed.

Cada estación utiliza una cámara de ultra alta definición, para garantizar que el paciente y el médico mantengan una conexión “cara a cara”, mirándose directamente a los ojos, y también permitir al médico mirar hacia abajo en la garganta del paciente o incluso examinar en detalle una pequeña lesión de su piel.

ATENCIÓN PERSONALIZADA, PRIVACIDAD MÁXIMA.

Mediante este sistema el médico puede prescribir una receta al paciente, informa el fabricante, destacando que la estación puede dispensar cientos de medicamentos comunes con la aprobación de un facultativo o un farmacéutico a través de una bóveda robotizada y segura.

La privacidad de las estaciones, cuyo aire y superficie se mantienen limpios mediante tecnologías ultravioleta, se garantizan mediante un vidrio conmutable, cuya opacidad se ajusta mediante un sistema electrocromático para evitar las miradas de intrusos, y altavoces direccionales, que emiten sonido dirigido en una dirección concreta, evitando que otras personas escuchen la conversación.

El paciente accede al interior de la estación que se cierra a continuación mediante una cerradura magnética y el cristal deja de ser transparente volviéndose opaco, mostrando un letrero donde se lee “currently in use” (“actualmente en uso”).

El paciente se sienta delante una pantalla táctil e interactiva donde puede visualizar al profesional médico, quien a su vez está viendo al paciente en su monitor, situado en su consulta médica o despacho.

La estación, que tiene una rampa para sillas de ruedas, dispone de una báscula digital empotrada en el suelo; un asiento con capacidad de hasta 270 kilos; un medidor de presión arterial y un terminal lector de tarjetas electrónicas, que permite identificar al usuario y abonar la consulta efectuada.

EXPLORACIÓN Y DIAGNÓSTICO MÉDICO A DISTANCIA.

El facultativo y el paciente dialogan por videoconferencia, y este último expone el motivo de su consulta utilizando, en caso de ser necesario, los dispositivos situados en la cabina, como una cámara micro HD de alta calidad que se extiende y se acerca al cuerpo para tomar imágenes de cerca del ojo, lesiones o la parte posterior de su garganta.

La cabina también dispone de un sensor integrado que registra imágenes térmicas de grado médico para lecturas no invasivas de la temperatura corporal, la cuales también ayudan al médico a valorar el estado del paciente.

El diagnóstico, basado en las mediciones de las constantes vitales e imágenes captadas por los sensores, así como en las preguntas que le efectúa el médico y los síntomas que describe el paciente, se visualiza en la parte superior del monitor de la estación,

El paciente recibe las instrucciones del médico y, si fuera necesario, también la receta de medicamentos, que puede recoger en la minifarmacia de la cabina, a la cual accede tras identificarse a través de un sistema múltiple, que incluye códigos, claves, bloqueo de teclas y lectores de huellas digitales y otros rasgos físicos.

La primera visita a una estación tomará menos de 15 minutos como promedio, y las visitas subsiguientes se podrán completar en solo 8 a 12 minutos, aunque no hay un límite de tiempo para las visitas y dada la gran cantidad de médicos disponibles, los pacientes no tendrán que esperar mucho para comenzar la consulta, adelanta OnMed.

Los registros se almacenarán de forma electrónica y se podrán enviar fácilmente al paciente, que podrá compartir la información sobre su consulta, ya que los datos son de su propiedad.

La estación actual está diseñada para ubicaciones interiores, como centros médicos, aeropuertos, universidades, hoteles o grandes empresas de EEUU, con algunos de las cuales se mantienen conversaciones al más alto nivel de cara a una rápida expansión de este sistema, según la compañía.

La empresa concluye que también se están desarrollando unidades móviles, completamente autónomas, que podrán situarse en otros lugares.

Por Pablo Gutman.
EFE/REPORTAJES.

Comments