Rodrigo Díaz M.

Aunque la ciudad de Mississauga ya ha decidido retrasar la reapertura de algunos servicios al aire libre en un intento por detener la propagación de COVID-19, las nuevas cifras publicadas por Peel Public Health parecen respaldar el rechazo de la ciudad en seguir el programa de reapertura de Ontario.

El Dr. Lawrence Loh, oficial médico de salud de la región de Peel, dijo que Peel Public Health es la única gran unidad de salud pública (que atiende a más de 1 millón de personas) en Ontario que experimentó un aumento en el porcentaje de casos hasta el día de ayer.

Añadiendo que las propias directrices de la provincia especificaban que los sectores de la economía sólo pueden reabrir cuando Ontario ve una disminución constante de dos a cuatro semanas en los casos (sin embargo, Ontario está reabriendo lentamente, incluso cuando los casos crecen un poco menos del 2% día a día), Loh dice que quiere ver menos casos nuevos en la región antes de dar a Brampton y Mississauga el visto bueno para reabrir al ritmo provincial.

Según el sitio web COVID-19 de Peel Public Health (que se actualizó por última vez a las 12:00 p.m. del 22 de mayo), se han diagnosticado 3.886 personas en la región, y se han registrado 88 resultados positivos más en un período de 24 horas.

A principios de esta semana, Loh habló en dos conferencias de prensa de Peel y dijo que la región representa alrededor del 20% de los nuevos casos de COVID-19 en la última semana. Dijo que esto es desproporcionado para la población de la región y que los hospitales de Peel todavía están tratando “docenas” de nuevos pacientes con coronavirus.

“Dado este panorama, he recomendado a los municipios de nuestra zona que retrasen cualquier apertura de instalaciones al aire libre en la región de Peel al menos hasta el lunes 25 de mayo y posiblemente más tarde, dependiendo del panorama de la pandemia”, dijo Loh durante una conferencia de prensa de la ciudad de Brampton el 20 de mayo.

El rastreo y la localización de contactos, que el gobierno federal dice que las provincias deben tener bajo control para reabrir con seguridad, han sido un desafío para Ontario.

Ayer en una conferencia de prensa, el primer ministro Justin Trudeau dijo que el gobierno federal financiará los esfuerzos de las provincias para hacer pruebas a las personas para COVID-19, rastrear los contactos de aquellos que den positivo y ayudar a las diferentes jurisdicciones a compartir datos.

El anuncio se produjo después de varios días de tasas de pruebas inferiores a las previstas en Ontario y Quebec, las provincias más afectadas por el virus. Ontario ha quedado muy lejos de su objetivo de 16 mil pruebas por día, y la provincia completó 10.506 pruebas ayer.

En Quebec, donde se registraron más de la mitad de las muertes por COVID-19 en Canadá, se realizaron 9.582 pruebas el lunes, según las últimas cifras.

Ontario y Quebec representan alrededor del 80% de los casos de COVID-19 en todo el país.

Comments