Rodrigo Díaz M.

Según fuentes que tienen conocimiento de los resultados de la encuesta, aproximadamente el 70% de los padres consideraron que un aumento en el número de alumnos por aula de clases tendría un impacto negativo en el aprendizaje de los estudiantes, según fuentes de Global News.

El Ministerio de Educación ha retenido los resultados de la encuesta a pesar de los múltiples intentos de numerosos grupos de acceder a la información.

En septiembre, Global News informó que el ministerio había bloqueado una solicitud de libertad de información de grupos de defensa, entre ellos Familias de Ontario para la Educación Pública.

Cuando se les contactó el viernes para que comentaran los resultados de la encuesta sobre el número de alumnos por salón de clases, la oficina del Ministro de Educación, Stephen Lecce, se negó a dar una respuesta clara sobre por qué se sigue ocultando la información crítica.

Fuentes del ministerio, que no están autorizadas a hablar públicamente, dicen que la encuesta se llevó a cabo cuando el gobierno planificó seguir adelante con el aumento de la proporción promedio del tamaño de las clases de 9º al 12º grado, de 22 a 28 alumnos por clase.

En octubre, Lecce anunció que el gobierno había presentado una oferta al sindicato de profesores de secundaria para reducir esa proporción a 25 estudiantes por aula.

La publicación de estos resultados podría perjudicar el argumento del gobierno para aumentar el número de alumnos por salón de clases, explicó una fuente con conocimiento de los resultados.

El gobierno está negociando actualmente con los maestros de la provincia, y el aumento del número de alumnos por clase es una cuestión importante en la mesa de negociaciones.

La oposición también ha solicitado los resultados completos de la encuesta.

El ex ministro de Educación, Mitzie Hunter, reaccionó el domingo diciendo: “Esto no es ninguna sorpresa y confirma lo que hemos estado escuchando de los padres de Ontario, y de los estudiantes, durante meses: No apoyan un aumento en el número de alumnos por clase, ya que afectará negativamente a los estudiantes”.

“Esto resultará en la reducción de miles de puestos de trabajo en la enseñanza y el resto de los profesores no podrán proporcionar a los estudiantes el nivel de atención que necesitan; estos cambios no sólo no se apoyan, sino que son destructivos para el sistema educativo de clase mundial que hemos construido en Ontario”.

Comments