Rodrigo Díaz M.

Un nuevo informe sobre las condiciones de trabajo de los trabajadores migrantes ha puesto de manifiesto una pauta de inacción por parte del gobierno en lo que respecta a las advertencias relacionadas con la seguridad de los trabajadores.

El informe, realizado por la Alianza de Trabajadores Migratorios para el Cambio (MWAC, por sus siglas en inglés), ha compilado una lista de quejas en nombre de más de mil trabajadores migrantes, advertencias que no fueron atendidas por las autoridades federales y provinciales y los consulados antes de los recientes brotes del COVID-19.

La inacción del gobierno en relación con esas advertencias ha provocado la muerte de dos trabajadores, y otros dos trabajadores que tuvieron que ser ingresados en cuidados intensivos debido a complicaciones relacionadas con el COVID-19.

“La mayoría de los trabajadores con los que hablamos sabían que se enfermarían debido a sus condiciones de vida y de trabajo, pero no podían hablar porque hacerlo significa el despido, la pérdida de ingresos, la deportación y no poder volver en el futuro”, dijo Karen Cocq, coordinadora de las campañas del MWAC y coautora del informe, en un comunicado de prensa.

“Para evitar que esta grave crisis empeore, es necesario que todos los migrantes reciban inmediatamente la condición de residentes permanentes”, prosiguió.

El informe sitúa además estos abusos en la historia de décadas de advertencias desatendidas hechas por los trabajadores migrantes sobre las leyes de inmigración temporal y laborales del Canadá.

Un trabajador de Scotlynn Farms en Ontario, identificado sólo como Edgar, examinó el informe y destacó las malas condiciones de trabajo que experimentan muchos trabajadores migrantes, así como criticó la respuesta de Scotlynn Farms a los trabajadores que se han visto afectados por la pandemia. “Nos tratan como a robots. Sólo les importa el trabajo que hacemos y el dinero que ganan gracias a nuestra labor”, dijo.

“Hablo en nombre de mis compañeros de trabajo y de mí mismo, porque no estoy de acuerdo con lo que hace el jefe”. No es justo que nos traten así. Necesitamos igualdad de derechos y la condición de residente permanente”, continuó Edgar.

Los trabajadores migrantes tienen un impacto significativo en la industria agrícola de la nación; en 2017, el 41,6% de los trabajadores agrícolas de Ontario eran trabajadores migrantes, al igual que el 30% de los trabajadores agrícolas de Quebec, British Columbia y Nova Scotia.

Desde que se declaró la pandemia, más de 6 mil personas han firmado una petición pidiendo el estatus, y la Red de Derechos de los Migrantes ha enviado varias cartas sobre los migrantes al gobierno federal que también han sido ignoradas.

 

Comments