Para manejar en Canadá, debes seguir un proceso que incluye obtener tres categorías de licencias: G1,G2 y G “full”.

Por Rafael García

@rafagarciasv

Tener una licencia de conducir en Ontario puede ser una inversión, una oportunidad de trabajo, para cualquier inmigrante recién llegado.

Por supuesto, hay que pasar todos los exámenes pertinentes; entre ellos, una prueba de manejo. Nada que no hayas hecho antes.

Una de las ventajas que tiene una persona recién llegada a Ontario, y que en su país ha tenido experiencia de conducir, es que puede “homologar” esa pericia.

Dicho en otras palabras, Ontario puede aceptar como válida una licencia de conducir de otro país y acortar el proceso para la obtención de la licencia G “full”.

Y aunque no es el propósito detallar los tipos de licencias canadienses, sí podemos explicar a grandes rasgos que existen dos de ellas que permiten conducir con libertad.

La primera es la G2. Con esta, manejas en una ciudad; pero no ingresar a una autopista. La otra es la G “full” (como se le conoce popularmente) y con ella puedes entrar a una autopista.

Dicho esto, volvemos al punto donde arrancamos. Para homologar tu experiencia de manejo, primero debes asegurarte de contar con una traducción certificada de tu licencia.

Existen países donde el documento de conducir ya está traducido por lo cual solo necesitarás certificar que es válido. Esta corroboración normalmente la hace el consulado pertinente; sin embargo, asegúrate de ello.

Obviamente, debes considerar que las exigencias pueden variar de país a país, por lo cual no está demás tener a la mano un registro oficial de tus años frente al volante. Esta constancia solicítala en la oficina gubernamental de transporte o tránsito del país donde obtuviste tu licencia.

 

Tipo G1

Bien, esta licencia tiene un doble valor en sí misma: con ella inicia el proceso para llegar a la G2 y la G “full” y se convierte en tu documento de identidad en Ontario.

Sí; como notarás, es el primer escalón subiendo la escalera de las categorías. Sin ella, no podrás optar a ninguna de las siguientes, pero solo puedes conducir si estás acompañado de un conductor que tenga una licencia G “full”.

Una vez obtenida la G1 (acá viene el atajo) podrás demandar la acreditación de tu experiencia y solicitar hacer la prueba para la G “full”. En pocas palabras, la homologación sirve para “saltarte” la G2.

Ojo, la homologación solo te permitirá tener derecho al examen, más no a obtener la licencia. Tendrás que pasar una prueba de manejo que incluye conducir, en un día de tráfico normal, por la ciudad y la autopista.

Si fallas, solo podrás someterte a la prueba para optar por la G2 y cumplir el requisito de tiempo de manejo en esta categoría para volver a intentarlo con la G “full”.

Es recomendable tener la asesoría de una escuela de manejo con experiencia comprobada o consultar las páginas oficiales de www.ontario.ca donde encontrarás información más detallada.

Comments