Muchas personas, a medida que se acercan a la edad de jubilación y los hijos se han ido, comienzan a pensar en reducirse. Una de las opciones más populares es mudarse a una comunidad para adultos mayores (seniors) que están surgiendo en todo el país. Esa puede, o no, ser la opción correcta para usted. Aquí hay algunas cosas que debe considerar antes de mudarse a una comunidad para personas mayores de 55 años.

 

  • Comprender la administración de las instalaciones. Una cosa que es agradable para la mayoría de estas comunidades es que hay una compañía que se encarga en gran parte del mantenimiento y la toma de decisiones del día a día; sin embargo, debe asegurarse de que esto lo ayude a llevar el estilo de vida despreocupado que promocionan estos vecindarios. Esto requiere una gestión confiable y competente. Conozca y hable con el personal de administración antes de tomar su decisión. Y, lo más importante, consulte y converse con algunos de los residentes; ellos sabrán mejor lo bueno que es la gestión.

 

  • Asegúrese de entender el costo total de la propiedad. Estas comunidades tienen costos que van más allá del pago de una hipoteca; se requieren tarifas para cubrir la administración, el mantenimiento, el paisajismo y demás, y cuanto mejores o más inclusivos sean estos servicios, más altos serán los costos. Averigüe los costos exactos y lo que cubre. Puede encontrar las tarifas bastante razonables para lo que ofrecen en comparación con lo que pagó por servicios similares en su antigua casa. Además, de nuevo, hablar con los residentes. ¿Con qué frecuencia han subido las tarifas? ¿Se hace todo lo que está incluido? Siempre es más económico que mantener la antigua casa de familia.

 

Averigua lo que puedes y no puedes hacer. Estas comunidades generalmente funcionan bastante bien, a menudo debido a la mentalidad y el sentido de comunidad de los residentes. Parte de la razón de esto son las reglas y los convenios a los que todos deben adherirse; pero debe asegurarse de estar de acuerdo con esas reglas antes de firmar un contrato. Es probable que existan reglas sobre cuántos autos puede tener y dónde puede estacionarlos. Puede haber restricciones sobre si y cómo puede decorar el exterior de su hogar. Se le puede o no permitir que plante flores en su jardín depende de la decoración pactada para esto. Y sin duda habrá restricciones de edad. ¿Puedes vivir allí si tu cónyuge es menor de 55 años o no? ¿Qué pasa si tus hijos adultos necesitan mudarse por un tiempo a tu propiedad? Debe obtener las respuestas a todas estas interrogantes y asegurarse de estar satisfecho con las respuestas antes de decidir en cuál de las comunidades para mayores de 55 años desea comprar y vivir.

 

Las comunidades para mayores de 55 años son una bendición para la mayoría de las personas que se mudan a ellas. Pero para unos pocos, pueden ser una no tan buena. Es mucho más fácil descubrir si esto es lo correcto para usted antes de comprar, en lugar de tener que vender y mudarse nuevamente cuando descubra que no fue la mejor decisión.

 

Los cambios no tienen por qué ser complicados, haga de esa etapa de su vida una transición agradable, acoja con entusiasmo un nuevo comienzo, y dispóngase  a vivir los años dorados.

 

Susana Donan

Remax Realtron

Tel. 289-200-1077

Comments