Cómo reconocer el maltrato psicológico en la pareja y salir de esa situación que, a menudo, se considera como “algo normal” pero suele ser devastadora para quien la sufre.

 

+++ “El también llamado abuso emocional es un ataque contra la personalidad y la competencia social, que humilla, desvaloriza y destruye psicológicamente a quien lo recibe y, en la mayoría de los casos, lo ejerce el hombre sobre la mujer”, explica a Efe la psicóloga Rosana Pereira.

+++ “Uno no tiene que hacer algo que no quiere solo para que su pareja no se enfade. Si alguien utiliza el enfado como una manera de control, hay que empezar a pensar si esa es la relación que más nos conviene”, señala Pereira.

+++ “Tenemos derecho a tener nuestras opiniones, ideas o preferencias sin que nadie tenga que hacernos sentir mal por ellas. También el derecho a equivocarnos sin avergonzarnos por ello y el derecho a rectificar si nos equivocamos”, enfatiza esta psicóloga.

Cuando decimos que nuestra pareja nos maltrata, solemos referirnos a algo físico, pero existe otro maltrato que resulta más sutil, aunque también es una forma de violencia: el psicológico.

“Reconocer esta situación resulta complicado ya que la persona que la padece está enamorada y solo percibe las cosas positivas de su pareja. Además, al principio el maltrato no es constante sino intermitente, por lo que es difícil darse cuenta”, explica Valeria Gil Echevarria, psicóloga de Haztúa (www.haztua.com).

“El maltrato psicológico comienza gradualmente, cuando una persona tolera pequeñas humillaciones de parte de la otra, como permitirle que se meta en su privacidad, mirando su teléfono móvil o entrando en sus redes sociales”, asegura.

La persona maltratada empieza a pedir permiso a la otra creyendo que le está pidiendo una opinión y, cuando hay una discusión, se queda callada, aceptando lo que le dicen sin dar su opinión por miedo a que el otro no esté de acuerdo, con la justificación de que “el amor todo lo puede”, según afirma esta psicóloga.

“La parte maltratada cree que es libre, pero está siendo influenciada sutilmente para hacer aquello que la persona “que dice que le ama”, desea que haga”, explica.

“Con el paso de los meses está situación crea dependencia emocional y llega a desestabilizar a la parte maltratada, que pierde la confianza en sí misma, ve socavada su autoestima, experimenta ansiedad, no duerme bien porque tiene el conflicto dando vueltas en su cabeza y pensando que su vida es un desastre, hasta que aparecen la tristeza y la depresión”, señala Gil.

“Este maltrato es un ataque contra la personalidad y la competencia social que humilla, desvaloriza y destruye psicológicamente a quien lo recibe y que, en la mayoría de los casos, es ejercido por el hombre sobre la mujer”, explica a Efe la psicóloga Rosana Pereira, socia fundadora de Haztua.

Este abuso emocional se materializa mediante ataques como insultos, humillaciones y vejaciones, y el atemorizar o incluso aterrorizar, pero también se ejerce otras  maneras más sutiles pero igualmente destructivas, como el rechazo, el aislamiento, el ignorar los deseos y necesidades de la pareja, señala Pereira.

 

‘GRANDES CLÁSICOS’ DEL ABUSO EMOCIONAL.

Hay algunas conductas muy frecuentes que tienden a normalizarse o a justificarse, y pueden ser el principio de un proceso de maltrato, como las que describe esta especialista:

— Él niega haber dicho lo que ha dicho, o haberse comprometido a algo. Si ella trata de aclarar el tema, él lo zanja con alusiones a que “eres muy melodramática” o “haces un problema de todo”.

— Él continuamente descalifica lo que ella dice, la contradice o le quita la razón, a solas o delante de otras personas. Cuando ella se queja, él da argumentos con los que trata de invalidar y/o ridiculizar lo que ella piensa. Él siempre tiene razón, ella nunca… La corrige por su bien.

— Él la castiga “enmudeciendo” durante una temporada, pero sólo con ella. Deja de hablarle, la ignora… hasta que ella acaba pidiendo perdón por “haberlo hecho mal”.

— Él da argumentos del tipo: “si no tienes nada que ocultarme dime las claves de tus redes sociales, de tu teléfono…”, aunque él no suele compartirlas.

— Él usa el chantaje emocional para lograr que ella haga lo que él quiere en cada momento con frases del estilo: “Si me quisieras de verdad…”.

 

EL BUEN FUNCIONAMIENTO.

“Por el contrario, el buen trato en la pareja tiene lugar cuando la relación se basa en el cuidado mutuo y el respeto, se aceptan las opiniones de la otra parte, aunque no se compartan, se negocia en lugar de imponer o manipular para obtener una ganancia o beneficio sobre algo”, explica Pereira a Efe.

“El buen trato implica tener un espacio de crecimiento y desarrollo personal donde la relación nos hace mejores personas y nos permite ofrecer lo mejor de nosotros mismos”, señala.

Enfatiza en que tener una relación de pareja implica aceptar que surgirán conflictos propios de la convivencia o de las diferentes maneras de posicionarse ante la vida. Además, el modo en que se resuelvan esas situaciones dará la medida del buen trato.

 

CONSEJOS PARA EL BUEN TRATO EN LA PAREJA

Pereira propone cuatro consejos para garantizar el buen trato en la pareja, y una quinta recomendación para que aquella persona que sufra maltrato emocional pueda salir de esa situación:.

1 Fomente su autoestima. Una baja valoración de nosotros mismos, nos hace más vulnerable a soportar maltrato porque acabamos aceptando las críticas por miedo a perder a la persona a quien queremos, según Pereira.

Ante esta situación “hay que recuperar la autoestima, aprender a quererse y respetarse, confiar más en uno mismo, tomar decisiones que nos ayuden a actuar con mayor seguridad, sin temor a equivocarnos” añade la especialista.

2 Aprenda a decir NO. “Uno no tiene que hacer algo que no quiere hacer solo para que su pareja no se enfade. Si alguien utiliza el enfado como una manera de control, hay que empezar a pensar si ésa es la relación que más nos conviene”, señala Pereira.

3 Valore sus propias opiniones. “Tenemos derecho a tener nuestras opiniones, ideas o preferencias sin que nadie tenga que hacernos sentir mal por ellas, a equivocarnos sin avergonzarnos por ello y a rectificar si nos equivocamos”, indica esta psicóloga.

4 Cuide su parcela de privacidad.  “No tiene que compartir sus claves, ni todo su tiempo y pensamientos con su pareja, empezando a cederle el control de su vida. Para que haya buen trato es imprescindible la confianza. Si existen sospechas, suspicacias o hay que demostrar continuamente que uno es de fiar, es el momento de dejar esa relación”, señala taxativa.

5 No espere a que el otro cambie. “Si el trato que recibe de su pareja le hace sentir mal, si se siente culpable por todo, si se autojuzga continuamente por lo que él le dice, si ha dejado de hacer las cosas que le gustaban, como ver a sus amigos y/o amigas, no espere que el otro cambie. Pida ayuda para salir de la relación de maltrato en la que se encuentra”, concluye Rosana Pereira.

Por María Jesús Ribas.

EFE/REPORTAJES

Comments