Por Marissa Glover

3.- Idenfitica tus principales distractores

Presta atención a cuáles son las barreras que tienes en este momento que te están impidiendo ser autodisciplinado. Por ejemplo, las barreras o distractores más frecuentes que solemos tener son los siguientes: ver la televisión, las redes sociales, acostarte en el sofá, no tener un lugar específico donde trabajar, escuchar música, etc.

Una vez que las identifiques es necesario que trates de evitarlas, sobre todo en los horarios en donde tienes establecido realizar tus actividades importantes. Así que cuando vayas a estudiar, por ejemplo, en lugar de tener cerca tu teléfono y estar tentado(a) a mirar las redes sociales, déjalo en otra habitación y regresa con el en tus pausas o cuando hayas terminado.

 

4.- Hazlo aún sin tener ganas

No esperes a tener ganas para llevar a cabo aquella actividad que es necesaria para lograr tus objetivos y que tienes ya planificada. Es normal que a veces te sientas más o menos motivado a tomar acción, sin embargo, ten en cuenta que si esperas a sentirte mejor para empezar probablemente no lo hagas o vayas tan lento que al final se te quite totalmente la motivación.

Así que deja de pensar en lo mucho que te va a costar hacer tal o cual cosa, simplemente hazla sin pensar, como si fuera una verdadera obligación, aunque realmente lo es ya que es un compromiso que uno se hace consigo mismo.

 

5.- Proponte un tiempo específico para lograr tus objetivos

Por cada objetivo a corto plazo que te propongas, establece también una fecha límite para terminarlos. Esto va a hacer que si en algún momento comienzas a procastinar, sientas la presión de que tienes que terminar en un determinado tiempo las tareas elegidas y aunque esos días no hayas cumplido bien con tus horarios, veas la manera de terminarlo aunque te lleve más tiempo, por lo que para la siguiente ocasión preferirás dejar de procastinar o no hacerlo tanto.

 

6.- Reconoce tus logros y tu compromiso

Acostumbrate a reconocer cada avance que vas teniendo, por pequeño que este pueda parecerte y premiate de alguna manera por tu esfuerzo. Por ejemplo, si has logrado ir al gimnasio por 1 mes de manera consecutiva, algo que nunca antes habías podido hacer, a final de mes date algún capricho y/o celebralo como más te guste.

 

7.- Aprende a decir NO

Una de las principales barreras por las cuales no podemos lograr lo que nos proponemos o nos tardamos más en hacerlo es debido a que no respetamos el horario establecido para llevar a cabo las actividades importantes.

Por ejemplo, puede ser que en esos días de estar yendo seguido al gimnasio, tu amigo(a) te dice de quedar y otro día tu pareja te dice que le acompañes a la compra, situaciones a las que podrías no asistir necesariamente o llevar a cabo otro día, sin embargo tú dices que sí y de alguna manera ya comienzas a fallar con tu disciplina. Por ello es necesario aprender a decir NO y evitar situaciones que puedan romper con ese nuevo hábito que tanto te está costando adquirir.

Espero que mi artículo acerca de la autodisciplina haya sido de tu agrado y que sobre todo te haya aportado algo positivo para lograr tus objetivos personales.

Te espero la próxima con un nuevo artículo. Si tienes alguna duda, comentario, si te gustaría proponer un tema nuevo del que quisieras que tratara en mi siguiente artículo y/o si te gustaría recibir atención psicológica de manera online, puedes contactar conmigo por medio de mi correo electrónico: [email protected], twitter: @m_glover21 o mi blog personal: https://dosis-de-psicologia.blogspot.com  ¡Hasta la próxima!

Comments