Rodrigo Díaz M.

La madre de una niña de cinco años suplica a los padres que adviertan a sus hijos que no toquen agujas o jeringas después de que su hija se pinchara por accidente con una jeringa desechada mientras iba a la escuela.

La niña ahora tiene que tomar medicamentos para prevenir el VIH para evitar enfermarse.

Amy Slater se unió a Facebook con la advertencia el miércoles después de que su hija, Lily y dos de sus amigas de kindergarten se encontraron con las jeringas y se pincharan con ellas cerca de la Vincent De Paul Catholic School, una escuela primaria en el extremo oeste de Toronto.

“Por lo general es una historia feliz aquí en los medios sociales para nosotros, pero hoy, no tanto”, dijo Slater en el correo, añadiendo que Lily tuvo que someterse a una transfusión de sangre para protegerla de la hepatitis B y del tratamiento “intensivo” de profilaxis contra el VIH como resultado de ello.

La policía de Toronto dijo que el incidente ocurrió el miércoles alrededor de las 11:30 AM en la escuela cerca de la Roncesvalles Avenue y Dundas Street West.

La directora Laura DiManno acompañó a los padres y a sus hijos al hospital, permaneciendo con ellos hasta la noche.

A los padres ya se les han enviado cartas sobre el incidente, declaró DiManno, y la escuela también realizará una asamblea, recordando a los estudiantes qué hacer si encuentran artículos peligrosos: nunca tocar una jeringa, y notificar a un adulto inmediatamente si encuentran alguna.

 

Comments