(EFE).- El primer ministro en funciones de Canadá, Justin Trudeau, defendió este lunes sus cuatro años de gobierno durante un debate televisado con otros cinco líderes de partidos de la oposición de cara a las elecciones generales del próximo 21 de octubre.

Trudeau, líder del Partido Liberal (PL), se enfrentó desde el primer minuto del debate a la agresividad de los ataques del candidato del Partido Conservador (PC), la segunda formación del país, Andrew Scheer.

Scheer acusó a Trudeau de ser un “fraude” y “falso” a la vez que recordó a la audiencia el reciente escándalo que protagonizó el líder liberal, cuando varios medios de comunicación publicaron antiguas imágenes del gobernante disfrazado como una persona negra.

Scheer también atacó los puntos fuertes de Trudeau, su relación con la población indígena y su posición como “feminista”, al señalar que a principios de este año forzó la salida del Gobierno de la primera mujer indígena nombrada ministra de Justicia y Fiscal General del Estado, Jody Wilson-Raybould.

El líder conservador mejoró su actuación con respecto al anterior debate televisado con Trudeau, celebrado la semana pasada en francés, pero Scheer fue incapaz de hacer mella en la imagen del líder liberal, que evitó cometer errores.

Trudeau también se tuvo que enfrentar al criticismo de los dos partidos a la izquierda de los liberales, el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) y el Partido Verde.

El líder socialdemócrata, Jagmeet Singh, que fue quizá el ganador de la noche, presentó a Trudeau como una marioneta de las grandes corporaciones y grupos de interés a la vez que criticó su política medioambiental por favorecer la extracción de petróleo en el país.

La líder del Partido Verde, Elizabeth May, también atacó las decisiones en materia medioambiental adoptadas por el Gobierno de Trudeau durante los últimos cuatro años.

Además de estos cuatro partidos, el debate contó con la presencia de los líderes del separatista Bloque Quebequés (BQ), Yves-Francois Blanchet y del populista Partido Popular (PP), Maxime Bernier.

Blanchet defendió la controvertida ley aprobada por el Gobierno de Quebec que impide a personas que exhiben símbolos religiosos, como velos islámicos o turbantes sij, trabajar para la administración pública.

Por su parte, Bernier repitió su mensaje populista en favor de reducción de la inmigración y de la ayuda a los países en desarrollo.

Tras el debate, los principales comentaristas políticos del país valoraron que Trudeau consiguió salir indemne del encuentro, su principal objetivo.

Las últimas encuestas señalan un empate técnico entre liberales y conservadores, donde los primeros tienen alrededor de un 35 % de apoyo, un punto porcentual más que el Partido Conservador.

Por su parte, el NDP tiene una intención de voto del 15 % mientras que Verdes y BQ cuentan con un 7 %. El PP se conforma con un 2 %.

Pero con esas cifras, el sistema electoral canadiense de sufragio directo y el mayor apoyo del Partido Liberal en Quebec, la segunda provincia del país en número de escaños, hacen que los liberales estén confiados en que volverán a ganar el 21 de octubre.

Comments