En nuestros países es un mejor candidato aquél que puede hacer muchas cosas. En Canadá, la cosa es diferente, se privilegia y valora la especialización.

Por Rafael García

@rafagarciasv

Trabajar y encontrar un empleo fenomenal es, sin discusión, uno de los más grandes retos y anhelos de todo nuevo inmigrante en Canadá. Nada fácil, pero no imposible.

De tal manera que, una de las primeras tareas es conocer qué experiencia profesional escribirás en el currículum canadiense.

Hay dos caminos para poder perfeccionar el documento que enviarás cada vez que hagas una aplicación. Uno es visitar algún centro comunitario donde podrán indicarte si ellos brindan ese servicio o si te remiten con alguna otra institución dedicada a ello. Estos servicios, por lo normal, son gratis y te lo hacen saber. Sin embargo, deberás hacer una cita para que un especialista en la materia pueda atenderte en la primera oportunidad disponible.

La segunda opción es en la que nos extenderemos en esta oportunidad. Se trata de pensar y luego redactar de la manera más sencilla y rápida una de las primeras versiones del “resume”.

Una de las preguntas más importantes que debes hacerte es acerca de tu especialidad laboral.

Encontrar la respuesta por anticipado será muy útil debido a que te permitirá destacar cuál es tu principal aptitud y priorizarla cuando redactes tu hoja profesional o cuando estés frente al entrevistador.

Cualquier empleador en Canadá espera que tú como inmigrante le hagas más fácil el comprender, desde las primeras líneas de tu resumen laboral, el área en la que eres el mejor de los mejores y por qué deben darte el trabajo.

“Could you tell me something about yourself?” será una pregunta que escucharás de las personas que te entrevisten para un trabajo.

En contraste, recordarás que en la cultura laboral de nuestros países latinoamericanos es un mejor candidato aquél que puede hacer muchas cosas, lo cual puede representar ganarse el puesto y un mejor salario.

Acá en Canadá, no. La cosa es diferente, se privilegia y valora la especialización.

Un par de meses luego de arribar a este país, una persona con una carrera profesional muy cotizada desde hace unos 25 años en este país me hizo esta misma invitación: “Cuéntame de tu experiencia”.

Sin atajos, comencé a rezarle a detalle todo el rosario de actividades que mi carrera me había permitido desempeñar en mi país. Luego de escuchar pacientemente, remató con la siguiente cuestión: “¿En qué eres especialista?”

La primera humorística tentación fue responderle que era especialista en “todo”, lo cual por supuesto, hubiera sido un mal chiste.

Al final, esta persona no me presionó por una respuesta, más bien su intención era hacerme caer en la cuenta sobre lo importante que es en Canadá pasar de lo general a lo específico, por lo que me dejó la tarea de pensar al respecto.

No importa si encontrar la respuesta se vuelve agobiante y cuesta algunos titubeos; lo importante es presionarte a ti mismo para clarificar el punto.

Asegúrate de tener en la punta de la lengua y del lápiz esa respuesta antes de comenzar a escribir. Después, asegúrate que la experiencia que detallas ayude a darle soporte y credibilidad a tu especialización.

Toma ventaja de elaborar varias versiones de tu currículum, pues eso puede abrirte más opciones y enfatizar tus especializaciones por separado para diferentes aplicaciones.

Finalmente, (aunque esto no lo debes poner en tu resume) deberás pensar en la otra cara de la moneda: tus áreas de mejora o “weaknesses” en inglés. Es casi seguro que te lo preguntarán.

Que esto tampoco te tome en contrapié, pues todos tenemos áreas débiles, por lo que más bien asegúrate de que tus áreas de mejora no den la impresión de interferir o impedir el perfecto desarrollo de tu trabajo.

Comments