Rodrigo Díaz M.

Miembros de la comunidad de Toronto han expresado su preocupación ante el cambio a un sistema exclusivamente basado en Presto que hará que sea más difícil para las personas comprar tarifas, especialmente aquellas que viven en áreas de bajos ingresos.

Un nuevo informe presentado en la junta de TTC hoy sugiere que una vez que se eliminen gradualmente los tokens, un acuerdo de Metrolinx para vender tarjetas Presto solo en las tiendas de Shoppers Drug Mart dejará a muchas comunidades a la deriva.

Esos vecindarios incluyen una gran sección de Scarborough y Weston, donde las tarjetas Presto serían difíciles de conseguir.

Mike Sullivan, quien ha vivido en Weston durante 20 años, está entre los preocupados por el acuerdo entre la agencia de tránsito provincial y Shoppers Drug Mart que eliminaría las ventas de Presto en cualquier otra tienda.

“Aquí, en esta parte de la ciudad, estamos en un desierto de compradores, por así decirlo, porque solo hay dos para 65 mil hogares”, dijo Sullivan.

“Lo que significa para las personas que viven aquí es un largo viaje para obtener o recargar una tarjeta Presto, y hay muchas personas que viven aquí que no tienen acceso a Internet, no tienen tarjetas de crédito”.

A Sullivan le preocupa que el cambio pueda afectar negativamente a los residentes de bajos ingresos, personas mayores y cualquier persona con problemas de accesibilidad.

El informe ilustra cómo se verán las áreas de cobertura para la compra de tarjetas Presto después de que el plan entre en vigencia:

“Si usted es una persona con una discapacidad y solo reduce la accesibilidad de 800 lugares a 125, eso es una enorme violación de los derechos humanos”, dijo Sullivan.

Esa preocupación no se pierde en el concejal de la ciudad y en el miembro de la junta de TTC Brad Bradford.

“No vamos a cumplir con los términos acordados para la accesibilidad en Presto. Y el TTC, estaremos rechazando eso”, dijo.

En cuanto a Metrolinx, dice que reconoce las preocupaciones y que estará trabajando para encontrar formas de abordarlas.

“Nuestro trabajo es hacer que el tránsito sea accesible para todos y hemos estado en conversaciones con el TTC sobre cómo podemos llenar esos vacíos porque compartimos esa preocupación”, dijo Annalise Czerny, portavoz de Metrolinx.

Comments