Rodrigo Díaz M.

Los maestros de Ontario han ratificado un acuerdo tentativo que evitó por poco una huelga el mes pasado, dijo el lunes el CUPE.

El equipo de negociación del Sindicato Canadiense de Empleados Públicos (CUPE, por sus siglas en inglés) dijo que el 79% de sus 55 mil miembros votaron a favor del nuevo acuerdo.

Según el acuerdo, los trabajadores recibirán un aumento salarial del 1% cada año a lo largo de los tres años de vigencia del acuerdo, que también restaura 58,3 millones de dólares en fondos gubernamentales que se utilizan en gran medida para los asistentes de educación que trabajan con estudiantes con necesidades especiales.

Laura Walton, jefa de la unidad de negociación de CUPE, dijo que el acuerdo no fue aprobado por unanimidad, y agregó que esperaba que la tasa de aprobación fuera menor.

“Tenemos que darnos cuenta de que tenemos a las personas peor pagadas en el sistema educativo y que esto no está a la altura de la inflación”, dijo el lunes en una conferencia de prensa.

Walton explicó que el acuerdo incluye una cláusula que asegura que los aumentos salariales de los trabajadores de la educación serán iguales a los de los maestros de la provincia, que actualmente están negociando con la provincia.

“Esperamos que nuestros colegas de otras mesas de negociación puedan comenzar la lucha con los salarios”, dijo.

Walton explicó que la negociación se traslada ahora a 109 unidades locales de negociación en toda la provincia que se centrarán en cuestiones como la igualdad de remuneración y la programación.

“Es importante que a medida que avanzamos no perdamos de vista los problemas apremiantes que aún enfrentan nuestros estudiantes, nuestros docentes y nuestras escuelas”, dijo Walton.

“Temas como la violencia en nuestras escuelas, incluyendo la violencia contra nuestros miembros, la protección del programa de kindergarten y la inversión en los edificios de nuestras escuelas públicas.”

 

 

Comments