MIGRAR. El 64 por ciento de los encuestados dijo que la inmigración ilegal se está convirtiendo en un problema grave para el país

 

Las perspectivas de la población en relación con los inmigrantes se inclinan mas hacia un lado o hacia otro, en gran medida en dependencia de las posiciones que los políticos adoptan, y en estos momentos que se está a las puertas de las elecciones federales, las opiniones se encuentran un poco revueltas.

 

Por Oscar Vigil

 

TORONTO. El gobierno canadiense agrupa a los inmigrantes en tres categorías: económicos, que son los trabajadores calificados y empresarios, junto con sus socios y dependientes; reunificación familiar; y refugiados o aquellos admitidos por razones humanitarias o de compasión.

Más de las tres cuartas partes (76 por ciento) de los encuestados de Public Square Research y Maru / Blue estuvieron de acuerdo en que Canadá debería hacer más para alentar a los trabajadores calificados a emigrar al país, mientras que el 57 por ciento dijo que Canadá no debería aceptar más refugiados.

Los resultados no sorprenden a los expertos y a los defensores de la inmigración, quienes señalan un cambio negativo en el tono de la migración en todo el mundo, especialmente cuando se trata de refugiados. Dicen que la tendencia es avivada por la cobertura mediática en Canadá de solicitantes de asilo que cruzan la frontera del país con los EE. UU.

Una organización en Manitoba dice que está viendo ese cambio de forma directa.

“Ha habido una disminución drástica en la aceptación y la acogida, específicamente de los refugiados”, dijo Dorota Blumczynska, directora ejecutiva de la Organización de la Comunidad de Inmigrantes y Refugiados de Manitoba. Su familia llegó como refugiados privados patrocinados a Canadá hace casi tres décadas.

Dice que el declive ha puesto ansioso a algunos recién llegados. “Hay una lucha interna que realmente he presenciado en torno a si las personas quieren identificarse o no como refugiados”, agregó.

Alemayehu Beyene, cuya familia llegó a Canadá hace aproximadamente dos años y medio, dijo que encontró que la gente en Canadá era acogedora y se sorprendió por los resultados de la encuesta.

“Tal vez no entiendan por qué vinimos aquí”, dijo el hombre de 55 años que huyó de Etiopía hace unos 25 años y pasó la mayor parte de los años desde entonces en un campo de refugiados en Sudán. “Nadie quiere ser un refugiado. Alguien te empuja a refugiarte”.

Christina Clark-Kazak, profesora de la Universidad de Ottawa que se especializa en refugiados e inmigración, dijo que los resultados de la encuesta reflejan una larga tradición de política de inmigración canadiense centrada en las necesidades del mercado laboral. Según los gobiernos conservadores y liberales durante la última década, los inmigrantes económicos han constituido entre el 53 y el 63 por ciento de los inmigrantes cada año, según datos de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá (IRCC).

“El problema con gran parte de la política de inmigración es que pensamos en las personas de forma aislada y pensamos en ellas solo como actores económicos”, dijo. Los refugiados, agregó, a menudo son vistos como “agradables” por los responsables políticos, pero no una prioridad.

La encuesta preguntó a 4.500 adultos en línea, y entre los resultados más destacados están los siguientes:

El 64 por ciento de los encuestados dijo que la inmigración ilegal se está convirtiendo en un problema grave.

El 56 por ciento dijo que aceptar demasiados inmigrantes cambiará a Canadá.

El 24 por ciento de los encuestados dijo que demasiados inmigrantes son minorías visibles.

 

Comments