Publicado por: Susana Donan

En la mayoría de las partes del país, la primavera y el verano son los períodos pico para el mercado inmobiliario. Si planea comprar una casa, es tradicional comenzar a buscar una propiedad en abril o mayo, con la esperanza de mudarse antes de que llegue el otoño.

Sin embargo, no hay necesidad de poner su casa en hibernación si está listo para mudarse en un momento menos popular. Hay muchas razones excelentes para comenzar sus esfuerzos de comprar una casa en los meses más fríos del invierno.

1.-Menos competencia

Con un mercado con poca actividad y menos compradores de casas, el invierno ofrece baja competencia por las propiedades más deseables. En otras épocas del año, las casas atractivas en áreas buenas no permanecen disponibles por mucho tiempo. En invierno, tiene más posibilidades de ser el primero en la fila para una visita y es menos probable que se vea envuelto en una guerra de ofertas con otros compradores.

2.-Mejor servicio

Una menor actividad en el mercado también significa que recibirá un mejor servicio de los agentes inmobiliarios, prestamistas hipotecarios y otros profesionales involucrados en la compra de su casa. Esto significa que todo el proceso será más rápido y menos estresante.

Además, como resultado del poco movimiento durante estos meses, los agentes involucrados harán todo lo posible para asegurarse de que se cierre el trato. Esto lo coloca en una posición más sólida en la negociación de ventas, y es más probable que acepten su oferta con un precio más bajo.

3.-Precios bajos

Los precios de las propiedades siguen los ciclos estacionales, y el precio de venta promedio se encuentra en su nivel más bajo durante los meses más fríos. Si desea obtener más por su dinero, el invierno es definitivamente el momento de buscar.

3.-Inventario más bajo

En invierno, habrá menos propiedades en el mercado en un momento dado. Si bien al principio esto puede parecer una desventaja para un comprador de casas, también puede ser un beneficio. Con menos propiedades para buscar, quedará menos abrumado por la elección y, con frecuencia, podrá concentrarse en su hogar perfecto de manera mucho más rápida y eficiente.

4.-Vendedores motivados

Cuando un propietario lista su propiedad en invierno, generalmente es porque tienen una necesidad apremiante de venderla. Pueden reubicarse por motivos de empleo o enfrentar otro cambio en las circunstancias que hace que una venta sea urgente. Cualesquiera sean sus razones para vender, esto probablemente signifique que podrá negociar un mejor acuerdo.

5.-Alquiler de mudanzas

Por último, al haber menos ventas de casas, le resultará mucho más fácil contratar mudanzas a un buen precio fuera de la temporada alta. Las compañías de mudanzas con buen prestigio pueden pueden estar muy ocupadas en verano, lo que agrega otra complejidad al proceso de cierre. En invierno, le resultará mucho más fácil organizar su mudanza para el día que más le convenga.

La búsqueda de una casa en verano siempre será una perspectiva más placentera que ir a verla en un clima frío. Sin embargo, si está buscando comprar una casa dentro del próximo año, no hay razón para esperar a que lleguen los días más cálidos. Las numerosas ventajas de comprar en invierno compensan con creces cualquier inconveniente adicional.

Comments