Rodrigo Díaz Maingon

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, aseguró que la comunicación deficiente y una “erosión de confianza” entre Gerald Butts, su ex asesor principal, y Jody Wilson-Raybould fueron las principales causas del escándalo de SNC-Lavalin que sigue presionando a su gobierno.

En una conferencia de prensa hoy en Ottawa, Trudeau dijo que había delegado a los miembros de su personal a que informaran a Wilson-Raybould, cuando ella era ministra de justicia, sobre el potencial impacto de su decisión de iniciar un proceso judicial en contra de SNC-Lavelin. En retrospectiva, expresó, que debería haber la debería contactado “personalmente” sobre el asunto.

Trudeau también recalcó que se desarrolló una “erosión de confianza” entre su secretario principal en ese momento, Gerald Butts y Wilson-Raybould.
“Yo no estaba al tanto de esa erosión de la confianza y, como primer ministro y líder del ministerio federal, debería haber estado atento a esta disrupción”, dijo.
Trudeau confirmó que Wilson-Raybould le reveló su decisión de no intervenir al ordenar un acuerdo de remediación para SNC-Lavalin como una alternativa al procesamiento penal el 17 de septiembre de 2018.

El primer ministro explicó que le habría pedido que revisara esa decisión y ella respondió que lo haría.

Trudeau declaró que sus funcionarios contactaron a Wilson-Raybould en los meses siguientes porque creía que ella todavía estaba abierta a otras opciones en el caso SNC-Lavalin.

Según Trudeau, Wilson-Raybould nunca le dijo que creía que esos contactos constituían una “presión inapropiada”, como ella declaró la semana pasada.

“Ella no vino directamente a mí, desearía que lo hubiese hecho”.

Comments