Los comercios no esenciales no podrán abrir sus locales y solo aceptarán órdenes por pedido y los restaurantes sólo estarán abiertos ofreciendo comida para llevar.

Rodrigo Díaz M.

El gobierno de Ontario ha anunciado hoy que está cerrando los puntos críticos de COVID-19 en la provincia: Toronto y la región de Peel, cerrando los negocios como peluquerías y gimnasios, restringiendo la operatividad de los restaurantes a sólo comida para llevar y entrega a domicilio y  los establecimientos en los centros comerciales sólo entregarán órdenes por pedido.

También se está limitando la cantidad de gente que puede estar al mismo tiempo en lugares de culto y funerales a 10 personas y se han suspendido las reuniones no esenciales.

Las escuelas y las guarderías permanecerán abiertas.

Las nuevas restricciones entran en vigor a las 12:01 AM del próximo lunes 23 de noviembre. No se proporcionó una fecha de finalización de estas medidas.

“Se requieren más medidas para evitar el peor de los casos”, dijo el premier de Ontario, Doug Ford. “Sé que la de hoy es una noticia difícil. No es donde queremos estar. Pero tengo fe en que Ontario pasará esta tormenta “.

Ford dijo que la provincia “no escatimará en gastos” para ayudar a los negocios que se vean obligados a cerrar. Continuó hablando de un fondo de 600 millones de dólares para ayudar a cerrar negocios con costos fijos como los impuestos a la propiedad.

Adicionalmente las regiones de Durham y Waterloo pasarán a la zona roja, también a partir del lunes, uniéndose a las regiones de York y Halton.

Ford pidió a los residentes de Ontario que eviten las compras de pánico, especialmente en los puntos calientes. “No hay necesidad de comprar más de lo que se necesita para una semana o dos”, dijo. Ford también le pidió a los residentes que compraran en tiendas locales y no en las grandes empresas mayoristas en línea.

El gobierno también se movió el viernes para extender las órdenes bajo el Acta de Reapertura de Ontario, asegurando que permanecerán en vigor hasta el 21 de diciembre.

La Procuradora General Sylvia Jones dijo que la extensión de las órdenes significará que la provincia puede abordar la crisis de salud y ofrecer servicios críticos como el cuidado de la salud.

Comments