Por Alexander Terrazas

Unos globos de colores colocados al ingreso de la librería Paulline Books Media, ubicada en el edificio 3022 de Dufferin Street, indicaban el lugar de la celebración de la fiesta del niño Jesús. A pesar de las inclemencias del tiempo, el sábado 1 de diciembre, centenares de niños llegaron acompañados de sus padres a participar del tradicional ‘Baby Jesus Party’.

En cada paso al interior del edificio se podía sentir el calor humano que daban las religiosas y los voluntarios, no solo con la cordial bienvenida, sino con sus sonrisas, sus atenciones y sus bolsitas de regalos con sorpresas que entregaban a cada invitado. Una vez en el basement, el lugar de la celebración que estaba decorado con adornos navideños, cada familia era ubicada en una mesa y atendida amablemente por los servidores.

La fiesta del niño Jesús fue una gran celebración que duró, desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Los niños comieron torta de chocolate, jugaron, dibujaron y disfrutaron de una jornada llena de alegría y sorpresas. Cada hora San Nicolás, aparecía vestido de rojo, con la barba larga y canosa, saludaba a los pequeños, daba una explicación sobre el verdadero significado de la Navidad, e invitaba a los presentes a hacer una oración de agradecimiento por el nacimiento del niño Jesús. Después, sacaban una torta de chocolate, los niños  cantaban  el Happy Birthday a Jesús y luego  soplaban las velitas en medio de aplausos.

Mientras celebraban el cumpleaños de Jesús, las familias esperaban su turno con un número en la mano para tomarse una fotografía, junto a la imagen del niñito Jesús que estaba recostado sobre una canasta en medio de un pesebre. Algunas familias posaban en el establo con los atuendos de José y María, otros vestidos de los tres reyes magos y otros con las alas de los ángeles. Las escenas parecían una imagen real de hace miles de años, sobre la representación del nacimiento del Jesús.

Michelle Flores, una de las madres que acudió al evento, dijo sentirse contenta, satisfecha y agradecida por la organización de la fiesta. Comentó que de principio a fin, la celebración la llevó a recordar el significado de la Navidad y que además le ayudó a entender que lo más importante de la Navidad, es Jesús.

Desde hace 25 años, la comunidad de religiosas Hijas de San Pablo, que regentan la librería Paulinas en Toronto, organizan el ‘Baby Jesus Party’ con el objetivo de que las familias se acerquen más a Jesús y que conozcan el verdadero significado de la Navidad. La directora de Paulline Books Media, Sor Caterine Bennett, junto a otras cinco religiosas de su congregación, trabajan arduamente durante todo el año en diversas actividades para recaudar fondos, para el funcionamiento del convento y de la librería. De hecho, Sor Bennett manifestó que necesitan ayuda económica para la refacción de su edificio. Las donaciones pueden hacerlas a través del website: www.paulinemedia.ca  o pueden llamar al teléfono de la oficina al 416-781-9131.

[email protected]

Comments