Los médicos y otros profesionales de la salud del país marcharon la semana pasada en 16 ciudades a través de todo Canadá pidiendo leyes de control de armas más estrictas en lo que nominaron “Día Nacional de Acción”.

De nuestra redacción

TORONTO. El “Día Nacional de Acción” fue promovido por la organización Médicos Canadienses para la Protección contra las Armas (Canadian Doctors for Protection from Guns), una coalición que se formó a raíz de la masacre masiva ocurrida el año pasado en el vecindario Greektown de Toronto.

La membresía del grupo está compuesta por cirujanos de traumas y otro personal de las salas de emergencia de primera línea, psiquiatras y paramédicos.

La acción contra las armas de fuego fue realizada en Toronto, Montreal, Calgary, Ottawa y St. John’s, así como también hubo foros de discusión y sesiones de información en otras ciudades como parte del plan que busca presionar a los legisladores y generar conciencia en la ciudadanía.
El grupo considera que el control de armas es un problema de salud pública, y que los médicos tienen el deber de hablar sobre temas que afectan la seguridad de las personas.

En su acción, los participantes pidieron al gobierno federal que apruebe su legislación de control de armas, conocido como Proyecto de Ley C-71, que se encuentra actualmente ante el Senado. El grupo también quiere ver una prohibición nacional sobre la propiedad privada de pistolas y rifles de asalto, algo que el Proyecto de Ley C-71 no incluye.

Los médicos en los hospitales dicen que están particularmente preocupados porque han visto un marcado aumento en las muertes y / o lesiones causadas por armas de fuego en pandillas o situaciones de violencia doméstica, así como incidentes relacionados con niños. Y creen que la violencia con armas de fuego debe tratarse como un problema de salud pública.

Comments