Para algunos, es un país difícil de vender dada la complejidad social que vive, sin embargo, para otros, esa misma situación por la que atraviesa genera el marco perfecto para invertir hoy con expectativas de grandes retornos en el futuro cercano.

Por Oscar Vigil

TORONTO. El gobierno de El Salvador lanzó la semana pasada una intensa campaña en Toronto, en busca de inversiones canadienses en suelo salvadoreño. La iniciativa fue promovida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador a través del consulado salvadoreño de Toronto, con el apoyo de diversas entidades públicas y privadas de ambos países.
El evento principal lo constituyó el almuerzo de negocios “Oportunidades de Comercio e Inversiones en El Salvador”, el cual fue realizado en las instalaciones de la prestigiosa Junta de Comercio de la Región de Toronto, en pleno centro de la ciudad.
Entre los invitados especiales estuvo el Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martinez, el concejal Michael Thompson, Presidente del Comité de Desarrollo Económico de la ciudad de Toronto, y el Director Ejecutivo del World Trade Centre de Toronto, Leigh Smout, entre otros.
En la actividad, personeros tanto del sector público como del sector privado salvadoreño ofrecieron una amplia visión de las oportunidades de negocios que existen en El Salvador, tanto en los sectores turístico, aeronáutica, agroindustria, manufacturas y servicios, entre muchos otros.
Uno de los principales exponentes en el almuerzo de negocios fue PROESA, el Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador, entidad que tiene a su cargo la búsqueda de inversiones privadas en El Salvador, así como también la promoción de las exportaciones y la creación de asocios publico/privados en el país cuscatleco.
La asociación de municipalidades de la zona paracentral de El Salvador también presentó al sector empresarial las oportunidades que ofrecen sus poblaciones para recibir pequeñas y medianas inversiones, y representantes de empresas consultoras y de la empresa privada salvadoreña también hicieron lo propio dando a conocer las bondades que ofrece El Salvador a los inversionistas extranjeros.
Un día después, la asociación de municipalidades de la región paracentral del país, conocida como Microrregión del Valle Jiboa, reunió a los líderes empresariales y comunitarios salvadoreños para explicarles en qué consiste esta microrregión, cuáles son los proyectos comunitarios que están desarrollando y cómo los salvadoreños que viven en Canadá podrían apoyar estos proyectos a través de inversiones privadas y donaciones de capital.
Esta reunión entre salvadoreños se llevó a cabo en la Trade Facilitation Office, también ubicada en el centro de la ciudad, y generó mucho interés y entusiasmo tanto de las organizaciones salvadoreñas en Canadá como también de ciudadanos salvadoreño-canadienses interesadas en retribuir comercialmente al país que los vio nacer.
El Cónsul General de El Salvador en Toronto, Oscar Toledo, se mostró muy complacido de la respuesta recibida tanto de parte de los inversionistas canadienses como también de sus compatriotas que residen en el exterior, y ofreció sus servicios para apoyar decididamente cualquier iniciativa comercial o de inversiones que surja del encuentro.
La campaña culminó con una recepción al sector empresarial canadiense, así como también con la exhibición abierta al público, en conjunto con el Toronto Latin American Film Festival, de la película salvadoreña “Malacrianza”, evento que fue realizado en las instalaciones de la Galería de Arte de Ontario (AGO).

Comments