Prácticamente todas las personas que utilizan el transporte público para desplazarse por la ciudad han sido testigos en más de alguna ocasión de la evasión de pago que hacen algunas personas, tanto en las estaciones de metro como en los autobuses.

 

Por Oscar Vigil

 

TORONTO. Ante el incremento de esta evasión al pago, en la primavera de este año la TTC lanzó una campaña publicitaria contra esta evasión, aduciendo que la misma le genera enormes pérdidas a la institución. Sin embargo, muchos críticos plantean que el problema financiero de la TTC no radica en los evasores, sino más bien en los políticos que no tienen conciencia de los verdaderos retos del sistema de transporte público.

“El sistema de transporte público está constantemente hambriento de fondos y a menudo se culpa a quienes evaden las tarifas de tránsito”, dijo el portavoz de TTCriders, Vincent Puhakka, antes de agregar que “creemos que los verdaderos evasores son los políticos que durante años han dejado pasar hambre al sistema”.

Para comparar, los críticos plantean que una multa de estacionamiento promedio emitida por la ciudad en 2018 fue de aproximadamente $50. Una multa por violación cometida en hora pico fue de $150, mientras que una infracción de estacionamiento de tres horas cuesta $15.

Según la lista de multas en el sitio web de TTC, la multa por violación al sistema de transporte público más baja sigue siendo más alta que un delito grave de estacionamiento. Cosas como colocar los pies en un asiento o patinar en la propiedad de la TTC pueden generar una multa de $195. Y la multa por ser atrapado evadiendo el pago en la TTC es de $425.

Según los datos del censo del 2016 de Statistics Canada, más de dos tercios de los residentes de Toronto mencionan la conducción como su principal modo de transporte. Para una ciudad que aparentemente quiere alentar el uso del transporte público, la discrepancia entre el estacionamiento de la ciudad y la TTC hacen que algunas personas lo piensen dos veces.

 

Comments