El ex líder del Partido Conservador de Ontario, Patrick Brown, ahora enemigo acérrimo del premier Doug Ford, regresó de pleno a la vida política de esta provincia al jurar esta semana como nuevo alcalde de la ciudad de Brampton.

TORONTO. Patrick Brown sorprendió a sus adversarios dentro y fuera del PC provincial al derrotar con 46,454 votos (44.4%) a la alcaldesa Linda Jeffrey, quien buscaba la reelección, quedando en el segundo lugar con 40.7% de los más de 41,000 votos obtenidos.

A principio de este año, Brown, quien vio frustradas sus aspiraciones de convertirse en premier de Ontario en las pasadas elecciones provinciales, fue forzado a renunciar del liderazgo del PC tras alegatos de supuesta conducta sexual inapropiada cuando era diputado federal (MP) de Barrie, Ontario, hecho que negó en todo momento. Las acusaciones nunca fueron llevadas a la corte.

Tras las acusaciones y la subsecuente renuncia, el comité político del PC determinó que Brown era aún elegible para participar en la campaña interna por el liderazgo del partido, pero retiró su propuesta en febrero debido a encendidas críticas dentro y fuera de su organización partidaria.

En julio, Brown inscribió su candidatura a alcalde el último día de registro para la campaña electoral de Brampton. La decisión sorprendió al nuevo premier de Ontario, Doug Ford, y a la alcaldesa Linda Jeffrey, quien cuestionó los vínculos del exlíder conservador con la ciudad al oeste de Toronto. El nuevo aspirante a alcalde contraatacó diciendo que había ejercido la carrera de Derecho en esa ciudad antes y después de ingresar a la vida política de la provincia.

La campaña electoral por la alcaldía de esa ciudad fue una de las más reñidas en Ontario. La urbe tiene más de 600,000 habitantes y un crecimiento poblacional 2.5 veces mayor que la tasa de crecimiento nacional, que pronto la convertirá en una de las grandes municipalidades de Canadá.

 

 

Comments