Los economistas canadienses esperaban un desplome de la economía causado por la pandemia del COVID-19, pero la caída no fue tan fuerte como se esperaba y los números de mayo son alentadores.

Rodrigo Díaz M.

La economía de Canadá se contrajo un 11,6% en abril, la mayor caída registrada, después de la contracción del 7,5% de marzo, cuando comenzaron los cierres de COVID-19.

Statistics Canada informó hoyde que las 20 categorías que la agencia de datos rastrea eran más bajas, y se sumaron a la mayor caída mensual desde que comenzó el mantenimiento de registros en 1961.

El desplome de abril significa que la economía a finales de abril había perdido casi una quinta parte de la producción prsente a finales de febrero.

La fabricación se redujo en un 22,5% con respecto al nivel ya bajo de marzo, mientras que la construcción se desplomó en un 22,9%.

En el segmento de la venta al por menor, los hoteles y restaurantes bajaron un 42%, mientras que las artes y el entretenimiento cayeron un 26%.

La extracción de petróleo y gas disminuyó sólo un 1,8%, mientras que el transporte aéreo se desplomó un 93,7%. El sector de la tecnología, por su parte, registró un pequeño aumento del 0,4%, según señaló el economista del Bank of Montreal, Doug Porter.

El economista del Toronto-Dominion Bank, Omar Abdelrahman, señaló que los sectores en los que las opciones de trabajo desde el hogar son más factibles se desempeñaron mejor, entre ellos las finanzas y los seguros (reducción del 1%), los servicios profesionales, científicos y técnicos (reducción del 1,3%) y las industrias inmobiliarias y de alquiler y arrendamiento financiero (reducción del 3,5%).

Aunque estableció un récord, la caída de abril no fue en realidad tan profunda como la contracción del 13% que los economistas se preparaban para afrontar.

Y aunque las cifras ciertamente subrayaban el sombrío estado de la economía en las profundidades de COVID-19, la agencia de datos sí insinuó una luz al final del túnel, con las cifras preliminares del PIB de mayo proyectando un ligero repunte después de haber tocado fondo en marzo y abril.

“La buena noticia, tal como está, es que hay muchos indicios de que abril marcará el nadir, y la primera estimación de StatsCan para mayo es un moderado repunte del 3% del PIB desde las profundidades”, dijo Porter sobre las cifras.

“Esperamos un mayor rebote en junio, a medida que la economía se vaya reabriendo.

Comments