Thursday, April 22, 2021
HomeComunidadCardenal Thomas Collins cuenta cómo está viviendo la pandemia del Covid-19 y...

Cardenal Thomas Collins cuenta cómo está viviendo la pandemia del Covid-19 y envía un mensaje a la comunidad hispana

¿Cómo vive el Cardenal Thomas Collins la crisis causada por el Covid-19? ¿Y cómo se está preparando para el después? El arzobispo de la arquidiócesis de Toronto, la más grande de Canadá, respondió a las preguntas del periodista Alexander Terrazas, a distancia, a través de un cuestionario escrito. La entrevista se publica simultáneamente en la revista digital y en la página de Hispanos Católicos, con ocasión de su primer aniversario.

Por: Alexander Terrazas

1. ¿Cómo vive el cardenal Thomas Collins la crisis causada por Covid-19? ¿Y cómo se está preparando para las secuelas?

La pandemia ha presentado un desafío histórico para todos nosotros en formas que nunca hubiéramos imaginado hace apenas un año. Obviamente, la imposibilidad de celebrar misas públicas y las muchas restricciones que se nos han impuesto a todos ha sido un desafío inmenso. Lo hacemos por amor al prójimo y con el conocimiento de que cuanto antes podamos reducir el número de casos de Covid-19, antes se eliminarán las restricciones y podremos volver a la participación plena una vez más.

He tratado de estar presente para los fieles, celebrando misas diarias y de fin de semana durante todo el año pasado a través de Livestream, continuando con la Lectio Divina mensual de septiembre a junio y ofreciendo apoyo pastoral a nuestros sacerdotes, personal y fieles tanto como fue posible. Reconozco mucho los desafíos, la frustración y el sacrificio experimentado por nuestra comunidad católica. Rezamos para que estos días de pandemia terminen muy pronto.

2. Cardenal Collins, ¿Cómo se siente vivir la pandemia y el encierro, tanto en su domicilio particular como en la Arquidiócesis de Toronto, práctica y espiritualmente?

Como todo el mundo, puede ser una lucha. No poder ver a familiares o amigos, restricciones en nuestros movimientos, incapacidad para celebrar juntos hitos importantes. Fue especialmente difícil cuando las iglesias tuvieron que cerrarse el año pasado durante la Semana Santa y Pascua, al comienzo de la pandemia. Vivo en la Catedral de San Miguel, así que hay otros sacerdotes que viven en comunidad a los que veo en las comidas o en otros momentos del día. También debemos tener cuidado y tomar precauciones para asegurarnos de que estamos seguros y saludables. Creo que la pandemia también nos ha obligado a reducir la velocidad y reflexionar sobre lo que es realmente importante. Nuestro mundo está lleno de distracciones y, a menudo, nos lleva en direcciones que no son saludables. Un aspecto de estas restricciones ha sido la importancia de identificar qué es realmente importante y qué no. Personalmente encuentro paz en la oración y ha habido mucho tiempo para hacerlo durante el año pasado.

También extraño ver a los fieles en los diversos eventos a los que tengo la suerte de poder asistir. Ver cómo se vive la alegría de nuestra fe, esa alegría permanece; sin embargo, se expresa de una manera menos pública durante estos días de pandemia.

3. ¿Cómo ve la misión de la Iglesia en Canadá en el contexto de la enfermedad Covid-19, cree que está cumpliendo con su tarea fundamental de evangelización?

A menudo hablamos de llegar a los reunidos y dispersos. De muchas maneras, durante el año pasado, todos hemos estado dispersos, incapaces de unirnos como comunidad parroquial de la forma en que estábamos acostumbrados. Me ha inspirado lo que muchas parroquias han estado haciendo para estar conectados con su gente; llamar a miles de feligreses para que los revisen, ofrecer estudios bíblicos virtuales, visitas a los caminos de entrada para bendecir a una familia u hogar; escuchar sobre parejas que querían asegurarse de tener una celebración sacramental de matrimonio o funeral y seguir adelante con solo 5 ó 10 personas en la iglesia, sacerdotes rezando el rosario entre cristales en hogares de cuidados a largo plazo. La evangelización continúa a pesar de las barreras. El uso de la tecnología para cerrar la brecha también ha sido alentador. No reemplaza la reunión en persona, pero la gente está usando todos los medios para hacer lo mejor que puede.

Sospecho que algunas de estas herramientas de evangelización permanecerán incluso cuando termine la pandemia. Conocemos a las personas en el lugar del viaje. Y me conmueven aquellos que han encontrado formas creativas de evangelizar, orar y ministrar unos a otros a pesar de los desafíos que hemos enfrentado.

4. ¿Se puede entender la crisis y su impacto económico como una oportunidad para una conversión cristiana, para revisar las prioridades y nuestras formas de vida? ¿Ve la posibilidad de una sociedad y una economía menos líquidas y más humanas?

Muchas personas se han visto afectadas por la pérdida de empleo, enfermedades y problemas de salud mental. El impacto ha sido físico, emocional y espiritualmente agotador para muchos dentro de nuestra comunidad. La pandemia nos ha recordado que nuestra prioridad debe ser la de los más vulnerables entre nosotros. Como cristianos, seguimos el ejemplo de Cristo, pero la pandemia ha magnificado esto para nosotros. Rezo para que la humanidad y el cuidado del prójimo que se demostró el año pasado se extiendan mucho más allá del período de la pandemia.

5. ¿Cómo es vivir esta extraordinaria Cuaresma y Pascua? ¿Tiene un mensaje particular para los ancianos aislados, los jóvenes encerrados y los empobrecidos por la crisis?

En estos tiempos difíciles, los aislados y marginados deben saber que nunca están solos, tanto en nuestro apoyo a ellos como, lo más importante, en el amor de Jesús que los acompaña a través de la tormenta. Recuerdo las palabras de la Oración de San Patricio:

“Cristo esté conmigo, Cristo dentro de mí, Cristo detrás de mí, Cristo ante mí, Cristo a mi lado, Cristo para ganarme, Cristo para consolarme y restaurarme, Cristo debajo de mí, Cristo sobre mí, Cristo en la quietud, Cristo en peligro, Cristo en el corazón de todos los que me aman, Cristo en boca de amigo y extraño”.

6. ¿Qué planes y proyectos enfrenta la Arquidiócesis para este año 2021, en el contexto de la pandemia Covid-19?

Nuestra misión es que pronto podamos volver a la plena participación de la Eucaristía en nuestras iglesias, sin restricciones. Seguimos trabajando con funcionarios electos y expertos médicos en este respecto. Tan pronto como sea seguro hacerlo, queremos abrir las puertas de par en par a nuestras iglesias, invitando a todos a regresar y unirse como comunidad. Hasta ese momento, continuaremos con nuestro alcance y sé que nuestras parroquias harán todo lo posible para mantenerse conectadas con los fieles.

7. ¿Qué opina de la vacunación contra la pandemia? ¿Qué tipo de sociedad cree que tendremos después de la vacunación?

Rezo para que la vacuna esté disponible lo antes posible para todos los canadienses. Los expertos médicos han indicado que la vacunación del público es una de las formas más efectivas de reducir la transmisión de Covid-19 y mantener a todos a salvo. Espero que esto nos permita volver a muchas de nuestras prácticas tradicionales que disfrutamos antes de la pandemia.

8. ¿Cuáles cree que son las principales riquezas de fe de los canadienses y particularmente de la comunidad hispana en Canadá?

Nuestro país y especialmente la Arquidiócesis de Toronto está bendecido con una de las comunidades de fe más diversas del mundo. Celebramos la Misa en más de 30 idiomas cada semana en la arquidiócesis. La comunidad hispana aporta mucho a nuestra arquidiócesis. El gozo y el amor de su fe es una gran bendición para nosotros. Ver esto transmitido de generación en generación es inspirador. También aprecio mucho el amor a la familia que es tan evidente con la comunidad hispana. El respeto que se muestra de los niños a los padres y abuelos, las tradiciones que se comparten y la capacidad de dar la bienvenida a los demás incondicionalmente es un maravilloso ejemplo de amor y fe en acción.

9. ¿Cuál cree que debería ser nuestra actitud ante temas delicados sobre los que informar, o ante divisiones o acciones objetables por parte de miembros de la jerarquía eclesiástica? Siempre animo a las personas a hablar con claridad y caridad, especialmente cuando se trata de temas en los que puede que no haya acuerdo. Dios nos dio dos oídos y una boca por una razón.

10. Para finalizar la entrevista, Cardenal Collins; ¿qué mensaje le gustaría transmitir a los católicos de Toronto y especialmente a la comunidad hispana?

Extiendo mi gratitud a la comunidad hispana por sus oraciones y apoyo continuo durante este desafiante período de pandemia. No ha sido fácil. Les agradezco por encontrar formas sencillas de apoyarse unos a otros, proporcionando un faro de alegría a través de la oscuridad. Tengo muchas ganas de celebrar juntos el gozo de Jesucristo cuando este tiempo de pandemia haya pasado. ¡Que Dios continúe bendiciéndolos a ustedes y a sus familias, ahora y siempre!

Comments
Redacción
El Centro News cuenta con un equipo editorial muy motivado y que goza de buen reconocimiento en la industria. Así, mantenemos El Centro News edicion impresa, elcentronews.net y el resto de nuestras publicaciones al día con las últimas noticias de la comunidad hispana en Canada.

MOST READ

Navidad, un tiempo para reflexionar y compartir en familia

0
Por Alexander Terrazas Diciembre. Estamos en una de las épocas del año más emocionante, o como dirían los canadienses ‘The Most Wonderful Time of the...
Comments
Share This

Comparte este sitio!

Share this site with your friends!