Por lo menos 2 o 3 veces por semana recibimos correos electrónicos preguntándonos porqué las aerolíneas cancelan la eTA o que deben hacer estas personas para poder viajar a Canadá después de que su eTA ha sido cancelada.

Por Claudia Palacio*

Lo primero es aclarar que no son las aerolíneas las que cancelan la eTA, es Inmigración Canadá quien cancela la eTA cuando tienen indicios de que se omitió información o se mintió en el momento de aplicación por ella.

Muchas personas piensan que por ser un proceso sencillo es una aplicación irrelevante, pero definitivamente no lo es. Una eTA es el equivalente a una visa de turismo que con frecuencia es el primer acercamiento que tiene una persona con el Ministerio de Inmigración de Canadá y por lo tanto la puerta de entrada al país.

Cuando se solicita una eTA hay que responder preguntas sobre el trabajo actual, la dirección de residencia, el motivo del viaje y especialmente si se ha vivido, trabajado o estudiado sin autorización en algún país del mundo, si se han recibido negativas de visas de algún país del mundo, si se ha sido deportado de algún país del mundo, si en algún momento ha sido negada la entrada a algún país del mundo o si se tiene record criminal en algún país del mundo. Responder “no” a estas preguntas cuando la realidad es otra, es simplemente asegurarse de que en un futuro los problemas van a ser aún más grandes.

Canadá comparte información migratoria con varios países del mundo, incluido Estados Unidos de América. En el caso de las personas que han vivido allí y que han excedido su estadía, sido deportados, estudiado o trabajado sin documentos o que tienen record criminal por cualquier razón que sea, esta información va a aparecer en el historial migratorio, si bien es factible que no aparezca en el momento de solicitud de la eTA muy seguramente aparecerá cuando se “active” esta, es decir cuando sea verificada en el momento de registrarse el portador en el aeropuerto en país de origen o en el momento de llegada a Canadá.

Cuando inmigración encuentra incongruencias entre la información suministrada por la persona y la que tienen en sus bases de datos (o que recibe de sus “países aliados”), la eTA es cancelada. Después de una cancelación la opción que queda es la de enviar una nueva aplicación respondiendo con la verdad a cada una de las preguntas. La decisión sobre esta solicitud de eTA va a tardar más de lo normal (que son unos cuantos segundos o unos pocos minutos) y el solicitante va a recibir un correo informándole que le estarán contactando dentro de las próximas 72 horas. Inmigración muy probablemente va a solicitar documentos de soporte y explicaciones sobre la información que no concuerda y basándose en tomará una decisión.

Solicitar una segunda eTA confirmando la información enviada en la primera, puede conducir a que al solicitante le sean impuestos cargos por tergiversación u omisión de información. Estos cargos hacen que la persona sea inelegible para solicitar cualquier tipo de estatus en Canadá por los próximos 5 años.

Solicitar un segundo eTA aclarando la información provista en la primera no garantiza una aprobación. Dependiendo de cual haya sido la información que se omitió o en la que la información que tiene inmigración no concuerda con la suministrada igualmente pueden ser impuestos cargos por omisión o tergiversación de información.

El ideal es no llegar al punto de una cancelación de eTA si no presentar desde la primera solicitud una aplicación que tenga opciones de ser aprobada o que en caso de que sea negada no manche permanentemente el expediente del solicitante. Si bien es cierto que cuando se tienen historial migratorio negativo bien sea en Canadá o en cualquier otro país estas solicitudes van a tomar más tiempo, van a requerir de más información de soporte y van a requerir de ayuda profesional muy probablemente, también es cierto que una solicitud en la que se presenta las razones y los documentos de soporte tiene mejores opciones de abrir la puerta de Canadá para procesos futuros que una en la que la información se omitió.

La ley canadiense considera que una persona es inelegible para pedir un estatus en Canadá por razones médicas, de criminalidad o de omisión o tergiversación de Información. Por difícil que haya sido la situación que no se quiere declarar, el no hacerlo simplemente agravará más las cosas.

Claudia Palacio., RCIC
ICCRC R 416911

*Claudia Palacio es Consultora de Inmigración Certificada y colaboradora de este semanario. Pueden dirigir sus preguntas a [email protected]

Comments