Rodrigo Díaz M.

 

Un nuevo estudio de Statistics Canada que muestra que menos inmigrantes recién llegados están adquiriendo la ciudadanía canadiense es motivo de preocupación, pero el horizonte a largo plazo luce prometedor.

Convertirse en ciudadano es uno de los momentos decisivos de la vida de los inmigrantes canadienses. Marca el final del viaje de su recién llegado y el comienzo de su viaje como canadiense con los mismos derechos que los nacidos en Canadá.

Los beneficios que se obtienen al convertirse en ciudadano canadiense incluyen el derecho a votar, a postularse para cargos políticos, a obtener un trato preferencial cuando se postula a empleos gubernamentales, a viajar con un pasaporte canadiense y a viajar fuera de Canadá por tiempo indefinido.

Canadá se enorgullece de apoyar el viaje de ciudadanía de los inmigrantes, ya que la alta tasa de adquisición de ciudadanía del país es un indicador importante de que Canadá hace un buen trabajo para facilitar la integración.

Un estudio realizado en 2018 por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE, por sus siglas en inglés) informó de que el 91% de los inmigrantes que habían vivido en el Canadá durante al menos 10 años tenían la ciudadanía, en comparación con el promedio del 63% de la OCDE.

Otros destinos importantes para los inmigrantes, como Australia (81%) y los Estados Unidos (62%), están muy por detrás de Canadá.

En 2010, Canadá introdujo nuevos requisitos de idioma y un nuevo examen de ciudadanía. Los inmigrantes de edades comprendidas entre los 14 y los 64 años deben demostrar un dominio mínimo del idioma y obtener una nota de aprobación de al menos el 75% en el examen de ciudadanía (la nota de aprobación anterior era del 60%). En 2017, estos requisitos se invirtieron para que sólo se aplicaran a las personas de entre 18 y 54 años de edad.

La razón de estos cambios era asegurar que los inmigrantes se integraran a la sociedad canadiense demostrando su dominio del idioma y su comprensión de la historia, la geografía, la política, las leyes y la economía de Canadá.

Además, el gobierno federal aumentó la cuota de solicitud de ciudadanía de 100 a 300 dólares para adultos en febrero de 2014 y luego la aumentó nuevamente a 530 dólares en enero de 2015. La tarifa para los niños se mantuvo sin cambios en 100 dólares.

Las subidas de tarifas se justificaron sobre la base de que ayudaron al gobierno a recuperar los costos de procesar las solicitudes de ciudadanía.

Además, el aumento de las tasas de ciudadanía hizo que fuera menos asequible para los inmigrantes de bajos ingresos solicitar la ciudadanía.

Los recientes cambios de política podrían mejorar las tasas de naturalización en los próximos años.

Canadá ha aumentado sus estándares de selección de clase económica durante la última década, lo que significa que más inmigrantes están llegando con niveles más altos de dominio del idioma.

Los inmigrantes de clase familiar tienden a tener características socioeconómicas similares a las de los ciudadanos canadienses y residentes permanentes que los patrocinan, lo que significa que los estándares de selección de clase económica más altos deberían resultar en más inmigrantes de clase familiar que llegan con mayor capital humano.

El costo tampoco será un factor prohibitivo para solicitar la ciudadanía si los liberales promulgan su promesa de la campaña electoral federal de 2019 de renunciar por completo a las cuotas de ciudadanía.

La plataforma de la campaña del Partido Liberal pronosticó que gastará 110 millones de dólares en 2023-2024 para procesar las solicitudes de ciudadanía, en comparación con los 75 millones de dólares que se gastarán durante el próximo año fiscal del gobierno federal.

Este aumento del 40% en el gasto sugiere que el gobierno espera un aumento del 40% en el número de nuevos ciudadanos para 2024.

Si este es el caso, Canadá revertirá su tasa decreciente de naturalización entre los inmigrantes recientes en los próximos años con lo que consolidaría aún más el liderazgo de Canadá entre sus pares de la OCDE en la facilitación de la integración.

Comments