El crimen fue perpetrado a fines del 2016, justo dos días después que la víctima presentara sus papeles de divorcio.

Por Raúl A. Pinto

El residente de Toronto acusado de matar a su esposa en el 2016 se declaró culpable de asesinato en segundo grado esta semana, y espera una sentencia para el 8 de mayo.

Luego que el cuerpo de Elana Fric-Shamji fuera encontrado dentro de una maleta en diciembre del año mencionado, su autopsia determinó que la causa de muerte fue estrangulación y lesiones con un arma contundente.

CP24 informó que su esposo, Mohammed Shamji, fue arrestado al día siguiente, en una cafetería ubicada en Lakeshore Rd E y Hurontario, en la ciudad de Mississauga.

Ambos eran doctores en Toronto. Elana trabajaba en medicina general, mientras que su agresor se desempeñaba como neurocirujano. En una declaración presentada este lunes 8 de abril, Shamji admitió que él golpeó a su esposa en reiteradas oportunidades, luego que ambos tuvieran una discusión en el cuarto de la casa que ambos compartían en Bathurst St y Sheppard Av el 30 de noviembre del 2016. Sus tres hijos (dos mujeres y un hombre), dormían en la habitación contigua. Este incidente ocurrió dos días después que Elana presentara sus papeles de divorcio. Informaciones indican que ella mantenía una relación con un colega, la cual mantuvo en secreto por algún tiempo.

El reporte de la corte indica que la hija de ambos, que entonces tenía 11 años de edad, despertó y pudo oír golpes y a su madre gritando, hasta que no se escuchó ningún ruido más. La menor se acercó hasta la puerta de la habitación de sus padres, cuando Mohammed le ordenó volver a la cama.
Fue entonces cuando el acusado puso el cuerpo de su esposa en una maleta, arrojando los despojos en el Humber River tras manejar hasta el norte de la ciudad.

Diversos medios informaron que al día siguiente el neurocirujano volvió a su trabajo en el Toronto Western Hospital, incluyendo cirugías que tenía programadas para ese día. Al ser consultado por el paradero de su esposa, Shamji intentó implicar a la pareja que ella tenía.

El representante de la familia de Elana, Jean DeMarco, dijo que a pesar que la familia prefería que los hijos de la pareja no estuvieran en la corte, ambas hijas mayores exigieron estar ahí.

La madre de la víctima, Ana Fric, dijo a los medios que su familia nunca iba a sentir satisfacción por la decisión que la corte tome en base a este caso.

“Nunca sentiremos justicia para nosotros. Nunca. La única manera sería que ella volviese. Y ella nunca va a volver”, dijo.

Comments