Por Vilma Filici

[email protected]

TORONTO. Canadá siempre ha tenido un fuerte compromiso con la reunificación familiar. Ayudar a las familias a reunirse en Canadá no solo ayuda a las familias a prosperar, sino que se traduce en beneficios para nuestra economía y sociedad canadiense. Hay un gran interés en que Canadá ayude a las familias a patrocinar a los padres y abuelos, ya que a menudo vienen para ayudar a las familias tanto económica como emocionalmente. Y las familias que tienen un equilibrio económico y emocional tienden a ser más prósperas y, por lo tanto, beneficiosas para Canadá.

El pasado 20 de agosto se anunciaron cambios al programa de patrocinio para padres y abuelos en Canadá. El gobierno ya no usará el “sistema de lotería” para invitar a las familias a patrocinar a sus padres y abuelos, sino que volverá al sistema anterior de “primero en llegar, primero en servir”. Además, se aumentó el número de solicitantes a ser aceptados: de 17 se pasará a 20 mil para el 2019.

En los últimos años, con cada cambio de gobierno, se han producido cambios drásticos en el proceso de patrocinar a padres y abuelos en Canadá. En el 2011, el ex primer ministro Stephen Harper, del Partido Conservador, congeló el programa durante dos años para hacer frente a retrasos de hasta 10 años, y cuando lo reintrodujeron, los requisitos financieros se volvieron más onerosos, era más difícil que los patrocinadores reunieran los requisitos, y su responsabilidad con el padre o abuelo se incrementó de 10 a 20 años. También se introdujo un máximo de 5,000 solicitudes a ser aceptadas.

En enero de 2016, el recién elegido gobierno liberal con el Primer Ministro Justin Trudeau trató de mejorar el proceso de patrocinio de padres y abuelos. Introdujo el proceso de “primero en llegar, primero en servir”, se estableció un límite de 10,000 solicitudes, y éstas sólo podían recibirse en persona y enviarse por un servicio de mensajería registrado.

Se recibieron más de 14,000 solicitudes en sólo tres días, con un máximo de 10,000 que serían procesadas por el gobierno. Hubo serios defectos en este proceso ya que los patrocinadores estaban pagando grandes sumas de dinero para que los empleados de los servicios de mensajería hicieran fila y se aseguraran de estar entre los 10,000 solicitantes. Pero sólo aquellos solicitantes que podían pagar las elevadas tarifas de los servicios de mensajería y que podían enviar sus solicitudes a tiempo tenían la oportunidad de ser seleccionados.

En diciembre de 2016, en respuesta a la reacción por la injusticia del proceso de “primero en llegar, primero en servir”, sin previo aviso el Ministro de Inmigración introdujo el cambio por un sistema de lotería. Los patrocinadores potenciales tuvieron que completar un formulario en línea expresando interés en patrocinar a un padre o abuelo, y si eran elegidos en la lotería eran invitados a hacer la solicitud.

Pero el sistema de lotería, destinado a reparar el sistema defectuoso del que llega primero, fue criticado por ser injusto. El año pasado, 95,000 patrocinadores aplicaron a la lotería para ser invitados a postularse para patrocinar a padres y abuelos, y sólo se eligieron 10,000, lo que significa que sólo a alrededor del 10% de las personas interesadas en patrocinar a padres y abuelos se les permitió solicitarla. También surgió el problema de que algunos de los solicitantes invitados a postularse resultaron no elegibles y habían ocupado uno de los lugares codiciados. Sólo 9,500 de los 10,000 invitados a postularse cumplieron con los requisitos de elegibilidad.

En enero de 2018, para resolver el problema de que los solicitantes no elegibles fueran invitados a postularse, los patrocinadores interesados ​​en postularse tuvieron que proporcionar más información para mostrar su elegibilidad antes de ingresar a la lotería. La cuota también se elevó a 17,000.

En 2019, la cuota de patrocinio de padres y abuelos se elevará a 20,000. Esta cifra fue seleccionada en parte porque en junio del 2018 había menos de 26,000 solicitantes en la lista de espera para patrocinar, lo que significa que el trabajo atrasado se ha reducido considerablemente.

Para ser elegible para patrocinar a un padre o abuelo, un patrocinador debe tener al menos 18 años de edad, debe ser ciudadano canadiense o residente permanente. Un patrocinador también debe cumplir con los requisitos de ingresos para poder apoyar no sólo a la persona patrocinada sino a todos sus dependientes y a los dependientes del patrocinador.

Existen algunas restricciones sobre quién no es elegible para patrocinar a un padre o abuelo: un patrocinador no puede estar en prisión, no debe haber incumplido en un préstamo de inmigración, no debe tener una declaración de quiebra en proceso, no debe haber recibió asistencia del gobierno que no sea por discapacidad, debe haber pagado alguna pensión alimenticia ordenada por algún tribunal, no debe haber fallado en brindar apoyo financiero en un patrocinio previo, y no debe haber sido declarado culpable de un delito criminal o sexual violento contra algún familiar o un pariente político.

Los padres y abuelos que están siendo patrocinados también deben cumplir con ciertos requisitos: Deben pasar por exámenes médicos, controles criminales y verificación de antecedentes, y los solicitantes que presenten un riesgo de seguridad para Canadá no podrán ingresar al país.

Pero para aquellas familias que no han sido invitadas a postularse o que no lleguen a estar dentro de la cuota el próximo año, todavía tienen algunas opciones para que sus padres y abuelos pasen un período prolongado con ellos aquí en Canadá: pueden solicitar una súper visa o una visa de entrada múltiple.

Una súper visa le permite al solicitante permanecer en Canadá por hasta dos años después de la entrada inicial al país. Una visa de entrada múltiple puede permitir que los padres y abuelos visiten Canadá varias veces por hasta seis meses al entrar y pueden pedir extensiones.

Además, hay otras opciones que se pueden explorar para los solicitantes que no entren en los patrocinios, como es una solicitud por razones humanitarias y de compasión. Este tipo de solicitud es sólo para solicitantes que ya se encuentran en Canadá y es una exención de la solicitud de residencia permanente fuera de Canadá. También, es sólo para los solicitantes que pueden demostrar que tienen circunstancias atenuantes para la solicitud y depende de la discreción del oficial que revisa la solicitud.

Aunque vemos con agrado los intentos de mejorar el proceso de patrocinar a padres y abuelos en Canadá, todavía hay fallas con el retorno al proceso anterior del “primero en llegar, primero en servir” que acaba de anunciarse. El problema con el sistema de “primero en llegar, primero en servir”, como en el sistema de lotería, es que deja el delicado problema de auspiciar a un padre o abuelo básicamente al azar. Es decir que crea un proceso arbitrario que se basa en el azar y la suerte.

Sí, el “primero en llegar” es definitivamente menos al azar que el sistema de lotería, pero, como se demostró anteriormente, es un sistema que todavía tiene fallas. Las personas que son elegibles para patrocinar nunca pueden tener la oportunidad de hacerlo si su solicitud no se presenta en el momento adecuado, lo cual causa obstáculos innecesarios en la reunificación de la familia en Canadá, que es el verdadero propósito del programa. Porque a medida que los padres y abuelos envejecen y surgen problemas de salud, es posible que nunca sean elegibles para ser patrocinados.

El proceso de patrocinio tiene un umbral de ingresos y otros requisitos que los patrocinadores y los solicitantes deben cumplir, lo cual debería ser suficiente para limitar a los solicitantes y no crear otra acumulación de solicitantes.

En el nuevo anuncio, el gobierno ha dicho que habra más cambios al programa en el otoño del 2018. Esperemos que los cambios sean suficientes para remediar los problemas con el proceso del “primero en llegar, primero en servir” y nivelar el campo para todas las personas elegibles que quiere patrocinar a padres y abuelos en Canadá.