Críticas al Gobierno tras conocerse que el terrorista de París estaba fichado

Polica Pars Francia 12 mayo

Los Republicanos consideraron "ineficaces" las medidas adoptadas por Macron para luchar contra los atentados en suelo francés, exigiendo endurecimiento para combatirlos.

París, 14 may (EFE).- La oposición conservadora francesa criticó duramente al Gobierno de Emmanuel Macron tras conocerse que el hombre que el pasado sábado mató a una persona en París al grito de "Alá es grande" estaba fichado por radicalización islamista.

               Los Republicanos, principal partido de la oposición, consideraron "ineficaces" las medidas adoptadas por Macron para luchar contra los atentados en suelo francés y exigió un endurecimiento del arsenal legal para combatirlos.

               El autor del atentado, un joven checheno nacido en 1997 identificado como Khamzat Azimov y que desde 2010 tenía la nacionalidad francesa, figuraba desde el verano de 2016 en un fichero de sospechosos de radicalismo islamista, que incluye a 12.000 personas.

               Aunque no tenía antecedentes judiciales, hace un año fue interrogado por los servicios antiterroristas por sus vínculos con un hombre cuya esposa había partido a Siria y porque frecuentaba a dos chechenos seguidos muy de cerca por el espionaje francés.

               Sin embargo, ni su comportamiento ni sus actividades en las redes sociales llevaron a las autoridades a emprender ninguna medida contra él.

               Azimov cometió el atentado con un cuchillo de cocina y acudió al lugar de los hechos, en el céntrico barrio parisiense de Ópera, en metro, lo que para expertos antiterroristas dificulta mucho la labor de la policía para atajar este tipo de ataques.

               Buena parte de los autores de atentados en Francia desde los cometidos en 2012 por Mohamed Merah en Toulouse figuraban en los ficheros de los servicios de información de la policía francesa.

               Es el caso de los autores de los atentados contra la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado judío en enero de 2015, de los tres kamikazes del Bataclan en noviembre de 2015, del degüello de un cura en julio de 2016 o de los recientes atentados de Carcasona y Trebes en marzo pasado.

               Ante ello, Los Republicanos han pedido un endurecimiento de la ley contra las personas que figuran en ese fichero.

               "Los radicalizados por islamismo representan 4.000 individuos de un total de 15.000 fichados por radicalismo. No podemos dejarles en la calle esperando a que actúen", aseguró la portavoz del partido conservador, Lydia Guirous.

               El líder de la formación, Laurent Wauquiez, criticado en el seno de su propio partido por defender tesis cercanas a las del ultraderechista Frente Nacional (FN), pidió el internamiento preventivo de los fichados "más peligrosos" y la "expulsión sistemática" de aquellos que no tengan la nacionalidad francesa.

               Además, exigió la creación de un delito de "incitación al odio a Francia" y pidió la expulsión de todos los extranjeros que sean condenados y que se prohíba el regreso de todo yihadista que haya viajado a Siria o Irak.

               El FN centró sus críticas en el hecho de que Azimov había obtenido la nacionalidad gracias a que su madre fue considerada refugiada política.

               El portavoz del Gobierno, Benjamin Grivaux, se defendió diciendo que las propuestas de la oposición son imposibles de poner en marcha y poco eficaces.

               Aseguró que el Ejecutivo ya endureció las medidas antiterroristas en noviembre pasado con un arsenal legal que les ha permitido cerrar tres centro de culto musulmán por su radicalización.

               Además, en cinco años se dedicarán 1.900 efectivos suplementarios a las labores de seguimiento de personas fichadas.

               Grivaux lamentó el oportunismo político de la oposición en un caso de terrorismo y criticó que no haya una política de Estado en estos casos.

Etiquetas: Francia, Macron, terrorismo