Profesora de Física Canadiense gana el Premio Nobel

NOBEL

El galardón le fue entregado por su desarrollo del láser usado para operaciones médicas.

Por Raúl A. Pinto

La profesora Donna Strickland, docente de la Universidad de Waterloo, en Ontario, se convirtió en la primera mujer en cincuenta y cinco años en ganar el Premio Nobel de Física, otorgado esta semana a tres personas de diferentes partes del mundo.

La profesora Strickland fue galardonada junto con su colega estadounidense Gerard Mourou por el desarrollo de lásers “cortos y de alto impacto”, los cuales, por ejemplo han hecho célebres en los últimos años las operaciones de la vista con esta tecnología.

Strickland se convierte así en la tercera mujer en lograr este premio, ganado por la afamada Marie Curie en 1903 y Maria Goeppert Mayer en 1963. La académica además es la primera mujer en recibir el premio desde el 2015.

En conversación desde su casa de estudios, la experta destacó esta celebración y el impacto que causa en las mujeres.

"Obviamente tenemos que celebrar a las mujeres expertas en física, porque sí existimos. Y ojalá que esta inclusión avance a un ritmo más rápido ", dijo Strickland.

CBC News informó que en un perfil hecho el 2011 en la página web de la Universidad de Waterloo, Donna Strickland se autodescribe como una "atleta del láser" que disfruta de competir. En esos años se mantenía ya trabajando en la búsqueda del láser corto de alto impacto.

El mismo medio dice que Strickland y Mourou trabajaron en este proyecto mientras ella era estudiante de doctorado en la Universidad de Rochester, Nueva York. Mourou, en ese entonces su profesor de física a cargo de investigar láseres de alta rapidez y autor de un artículo que detallaba los primeros bosquejos de este avance científico en 1985.

Otro de los récords obtenidos por los premios este martes fue el de Arthur Ashkin, el otro ganador, quien se llevó la mitad del premio, avaluado en poco más de 1 millón de dólares. Ashkin es el ganador más anciano del premio, con 96 años, y obtuvo el galardón por su desarrollo de las llamadas “pinzas ópticas”, que pueden atrapar partículas diminutas, permitiendo remover un virus de una célula sin dañarla.