Candidaturas políticas latinas en las elecciones de Ontario: lo bueno, lo malo y lo feo

Nota Comunitaria Participacion Politica

En un hito histórico, seis candidatos hispanos participan en las elecciones de Ontario representando una diversidad ideológica

Por Oscar Vigil

TORONTO. Luego de un prolongado letargo político, las comunidades de origen latinoamericano en Canadá han despertado en estas elecciones provinciales con la sorpresa de que seis candidatos con raíces hispanas están compitiendo para llegar al Parlamento Provincial.

Dos candidatas corren en representación del Partido Nuevo Democrático (NDP): Sandra Lozano (Vaughan- Woodbridge) y Andrea Vásquez Jiménez (York Centre); uno por el Partido Conservador (CPO): Federico Sánchez (Davenport); una por el Partido Trtillium (TPO): Lucy Guerrero (Humber River-Black Creek); una por el Partido New Peoples Choice (NCP): Lucina Monroy (Stoney Creek-Hamilton); y uno más por el Partido Verde (GP): José Etcheverry (Markham-Stouffville).

Obviamente la simple entrada en la contienda política de estos seis canadienses de origen latinoamericano es un gran logro en sí mismo, sobre todo si se tiene en cuenta que el número de candidatos hispanos en las elecciones provinciales del 2014 fue notorio: Cero (0), sí, cero.

Es por ello por lo que este resurgir del interés de miembros de la comunidad por ser parte de las estructuras donde se toman las decisiones es muy importante, principalmente si se asume que es un comenzar, el inicio de un proceso que puede llevar a la comunidad a niveles reales de participación política en este país.

Hasta el momento, no hay ningún canadiense de origen hispano en al Parlamento Provincial. A nivel federal, el MP Pablo Rodriguez, de origen argentino, se destaca por el ser el Chief Government Whip en Parliament Hill, una de las más altas posiciones en las que la comunidad tiene representantes. Junto a él, funge como MP también del Partido Liberal Julie Dzerowicz, cuya madre es de origen mexicano.

A nivel municipal, en Toronto, Cesar Palacio, de origen ecuatoriano, es el único concejal hispano. Y su asiento pareciera que está seriamente amenazado en las elecciones próximas de octubre, dado que con la nueva rezonificación del municipio deberá enfrentarse con la concejal y vicealcalde Ana Bailao, de origen portugués, por la titularidad del distrito de Davenport.

Si bien las decisiones de candidaturas políticas son realmente decisiones personales, en los últimos años han sido varias las organizaciones comunitarias que se han dedicado a promover activamente la participación cívica de los miembros de la comunidad en los procesos de toma de decisiones del país. Uno de los esfuerzos más recientes ha sido el realizado por el Hispanic Canadian Heritage Council (HCHC) que en enero de este año lanzó su “School4Civic Program 2018”, precisamente para promover el involucramiento de la comunidad en los procesos electorales.

Así, con seis candidatos latinos participando en las elecciones, y con alrededor de un centenar de voluntarios de la comunidad involucrados activamente en apoyo a diferentes candidatos, no cabe duda de que el “timing” político hispano pareciera estar llegando.

Sin embargo, por el momento no todo es color de rosa, y esta participación obviamente tiene sus cosas buenas, sus cosas malas y sus cosas feas.

LO BUENO: Seis candidaturas en una elección es para celebrar y apoyar. Nunca en la historia reciente de la comunidad ha habido tantos candidatos en una sola elección. Y se trata de candidatos calificados entre los que hay abogados, doctores, académicos, dirigentes comunitarios, empresarios y promotores culturales.

LO MALO: Si las tendencias de las encuestas son ciertas, prácticamente ninguno de los seis candidatos tiene posibilidades de triunfo. Las únicas dos excepciones podrían ser Andrea Vasquez y, más lejano, Sandra Lozano, si efectivamente al momento de las votaciones se produce una “oleada naranja”, tal y como algunos analistas pronostican o desean.

De acuerdo con el consolidado de encuestas por distrito, al día cinco de junio, quien podría tener más posibilidades de triunfo es la activista social comunitaria Andrea Vasquez, quien compite en el distrito electoral de York Centre. Vasquez está en el segundo lugar de las preferencias con una diferencia de poco más de 7 puntos. El Partido Conservador lidera con el 40% de las preferencias, y Andrea con el NDP le siguen con el 32.6%.

Más difícil es el panorama para la abogada Sandra Lozano, quien está en el tercer lugar a 9 puntos de diferencia con el candidato del Partido Conservador.

El Doctor Federico Sánchez del Partido Conservador definitivamente no tiene ninguna posibilidad de triunfo (14% contra 54% del NDP), al igual que el catedrático José Etcheverry del Partido Verde (4% contra 42% del Partido Conservador). Los partidos políticos de Lucy Guerrero y Lucina Monroy por su parte, ni siquiera aparecen en las encuestas.

LO FEO: A la luz de lo anterior, queda claro que los principales partidos políticos del país todavía no nos toman en serio y por tanto no nos ofrecen candidaturas en distritos con posibilidades reales de triunfo. Ya que hay que tener en cuenta que, tanto en las elecciones provinciales como en las federales, si bien es cierto que el candidato juega un papel fundamental en la construcción del triunfo, la realidad es que este gane descansa mayormente en el partido político al que representa.

Puede encontrar más información de los candidatos hispanos en los siguientes sitios web:

https://andreavasquezjimenez.ontariondp.ca/

https://sandralozano.ontariondp.ca/

https://davenportpc.nationbuilder.com/

https://gpo.ca/candidate/jose-etcheverry/

https://trilliumontario.ca/candidates/lucy-guerrero/

Etiquetas: Ontario, Elecciones, 2018