Ágape, un centro de ayuda integral al servicio de la comunidad

AGAPE

En febrero de este año fue la reapertura del Centro de Servicios Comunitarios y van a terminar el primer periodo a mediados de junio. Luego tienen planificado las clases de verano de niños y jóvenes, en julio.

El segundo periodo de clases se reinician en agosto

 Por Alexander Terrazas

Hace 18 años cuando Susana Rivera de Morales llegó junto a su familia a la ciudad de Toronto, sintió en su corazón la necesidad de abrir un centro comunitario para ayudar a las personas que como ella buscaban orientación para abrirse camino en su nueva vida en Canadá. Motivada por su espíritu solidario y por la experiencia adquirida en centros de ayuda en su natal Ecuador, Susana junto a su esposo Mauricio Morales, fundaron en 2005 el Centro de Servicios Comunitarios ‘Ágape’, que significa el amor incondicional de Dios con la humanidad.

Desde sus primeros años de funcionamiento Ágape ha hecho honor a su nombre, por sus principios cristianos. Aunque no fue tan fácil al inicio, Susana confiesa que el mismo año de su apertura obtuvieron el permiso del Gobierno e iniciaron sus operaciones con algunos servicios pequeños; sin embargo, en el 2010 se mudaron de local y aumentaron la oferta de sus servicios para brindar una atención más integral a la comunidad. En todos estos años, Ágape ha funcionado gracias a la ayuda de voluntarios porque actualmente no cuentan con el financiamiento de ninguna institución o empresa.

Susana, además de ser una mujer muy emprendedora y solidaria, también tiene un noble corazón. Ella hizo una maestría en Consejería para ayudar de forma gratuita a los nuevos inmigrantes que muchas veces atraviesan situaciones familiares y económicas muy difíciles. Es por eso que Ágape, dice ella, tiene las puertas abiertas para todos, independientemente del estatus legal de cada persona. No discriminan a nadie por su edad, género, religión o por su condición social, económica o política.

Con relación  a los servicios, el Centro ‘Ágape’ ofrece cursos totalmente gratuitos dirigidos a inmigrantes recién llegados, personas de la tercera edad, amas de casa y jóvenes que se sientan motivados para aprender. Dan clases de inglés, computación básica, peluquería y belleza, manualidades, arte en madera (con los que han ganado varios premios), cocina internacional, historia sobre Canadá y consejería, para familias matrimonios y jóvenes. “Tratamos de dar un servicio integral con todos nuestros profesionales voluntarios en la parte física, emocional y espiritual”, comenta.

Sobre el aporte del Centro Agape a la comunidad hispana, ella responde con sinceridad, señalando que cada día se esfuerzan para dar un servicio integral porque considera que nuestra comunidad necesita mucho apoyo. “En Ágape no existen condiciones para poder llegar, es decir pueden asistir a las clases sin importar el estatus que tengan en Canadá. Eso ha sido bueno, porque hemos podido abrir las puertas a todos los que vienen”, remarca su fundadora.

Sobre los objetivos, Susana dice que lo primordial es servir a la comunidad hispana de forma más integral. Su anhelo es llegar a contar con un financiamiento base para poder ofrecer los servicios de manera permanente en el centro.  Pues,  por el momento solo atienden los martes y sábados en diferentes horarios.

Ella comenta que actualmente Ágape funciona con extraordinarios profesionales como voluntarios en todos los cursos, pero dice también que necesitan más voluntarios en todas las ramas que imparte y nuevas áreas que les gustaría agregar, para ofrecer servicios todos los días de la semana.

Cuando se le consulta sobre los logros de Ágape, Susana se emociona y nombra cosas muy valiosas. Una de ellas, es que mucha gente que ha recibido clases en diferentes áreas ,ha logrado conseguir un empleo. “Nuestra meta es enseñarles cosas útiles que luego le sirvan para el auto sostenimiento”, señala.  Al finalizar la entrevista, Susana confiesa sentirse profundamente agradecida con Dios por darle el don de servir y con la Iglesia ‘Lluvias de Gracia’ por su invaluable aporte con sus instalaciones y con el apoyo material y humano que recibieron durante todos estos años.

Por otra parte, agradece a cada uno de los voluntarios por su valioso tiempo, y especialmente con la señora Susana Hernández, directora del Centro Newspaper por la entrevista y difusión de Ágape. Rivera confiesa que todo ese apoyo, la motiva con creces para seguir adelante sirviendo a la comunidad hispana.

En febrero de este año fue la reapertura del Centro de Servicios Comunitarios y van a terminar el primer periodo a mediados de junio. Luego tienen planificado las clases de verano de niños y jóvenes, en julio. El segundo periodo de clases se reinician en agosto.  Las personas interesadas pueden llamar a los teléfonos 647-866-2041 ó al 416-454-5117. O dirigirse directamente a sus instalaciones ubicadas en 94 Kenhar Dr. Unit 1 y Weston.

Etiquetas: Toronto, AGAPE