Empieza un año trascendental

empieza un anio trascendental

Un trascendental año electoral. Así serán los 365 días del 2018 que estarán marcados por nuevos episodios políticos en escenarios muy complicados debido a los conflictos que se arrastran del pasado.

Por ejemplo, los dos colosos de América Latina, Brasil y México, celebrarán elecciones presidenciales, igual que Colombia, considerada cuarta economía del área. Venezuela, protagonista de una crisis política en constante escalada, supuestamente también debería convocar comicios presidenciales; en Cuba, Raúl Castro ha anunciado para este año su retirada de la jefatura del Estado. Y en Estados Unidos, Donald Trump, cumplirá su primer aniversario de toma de posesión, mientras que Canadá afrontará nuevos retos en su política económica y de inmigración.

Brasil celebrará en octubre de este año las elecciones más importantes de su historia, después de los escándalos de corrupción. El expresidente, Luiz Inácio Lula da Silva, vuelve a ser protagonista en la lucha por dirigir el país, ahora en manos de Michel Temer tras el traumático impeachment que forzó la salida del cargo de Dilma Rousseff en 2015.  Los sondeos más recientes sitúan a Lula como el gran favorito.

México afrontará el 1 de julio una elección presidencial  en un contexto desgarrador para el país. Enrique Peña Nieto dejará el cargo de un gobierno salpicado por los casos de corrupción y  de una escalada espiral de violencia. La batalla para suceder a Peña Nieto ya está en marcha y el líder en todas las encuestas sigue siendo el dos veces candidato Andrés Manuel López Obrador.

Colombia celebrará en mayo comicios presidenciales de las que dependerá de la consolidación del proceso de paz con las FARC culminado en noviembre de 2016 por el Gobierno de Juan Manuel Santos. El mandatario deja el cargo después de dos legislaturas que le valieron el Premio Nobel de la Paz. Los excombatientes de las FARC tendrán este año representación parlamentaria, y su máximo líder, Rodrigo Londoño, Timochenko, aspira a medirse con los partidos tradicionales.

Venezuela acaba de terminar uno de los años más aciagos de su historia reciente. Este país debería celebrar presidenciales este año. El presidente Nicolás Maduro ya manifestó su intención de optar a la reelección; no obstante, ha amenazado con hacerlo en unas condiciones que allanarían el camino a su perpetuación en el poder, a la eliminación de la oposición y a la consolidación del autoritarismo. En Cuba, Raúl Castro, hermano del extinto presidente Fidel Castro, que está al mando de Cuba desde 2008, dejará de ser el jefe de la nación. El 19 de abril tendrá lugar la jornada electoral donde los cubanos podrán elegir a su nuevo presidente, así como también designar al Consejo de Estado y renovar los escaños de la Asamblea Nacional.

En Estados Unidos, el 20 de enero será el gran examen de Donald Trump porque cumplirá su primer aniversario de su toma de posesión. No obstante, el magnate de la Casa Blanca se enfrentará a grandes retos este 2018, entre ellos, las elecciones legislativas, la trama rusa, el terrorismo del Estado Islámico, el conflicto con Corea del Norte, el tema de los ‘dreamers’ y el Obama Care. El 6 de noviembre los estadounidenses votarán para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Estos comicios serán un termómetro social sobre el mandatario dos años antes de las elecciones presidenciales de 2020.

En Canadá, las pruebas que enfrentará el Primer Ministro  Justin Trudeau en 2018 tienen que ver con su política de inmigración y económica. El tweet, “#WelcomeToCanada, compartido casi medio millón  de veces y que provocó un éxodo de inmigrantes, dejó una gran lección a Trudeau. Para evitar confusiones, el Gobierno Canadiense estableció para este año una nueva política de inmigración que señala que Canadá recibirá un total de 310.000 nuevos inmigrantes. Este 2018, Justin Trudeau, también deberá resolver el futuro del acuerdo comercial con México y Estados Unidos (Nafta, en sus siglas en inglés), que Donald Trump parece querer liquidar.

Aunque la realidad de cada país es diferente, 2018 será un año de mucha trascendencia para América Latina, Estados Unidos y Canadá, no solo porque algunos países de la región afrontarán cambios de gobiernos, sino porque los gigantes de Norteamérica deberán tomar decisiones políticas que posiblemente alteren el rumbo de la historia. Hacemos votos para los gobernantes tomen sabias decisiones y que los gobernados hagamos nuestra parte para gozar de  días mejores este 2018.

Alexander Terrazas

Escritor y periodista

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Un trascendental año electoral. Así serán los 365 días del 2018 que estarán marcados por nuevos episodios políticos en escenarios muy complicados debido a los conflictos que se arrastran del pasado.  Por ejemplo, los dos colosos de América Latina, Brasil y México, celebrarán elecciones presidenciales, igual que Colombia, considerada cuarta economía del área. Venezuela, protagonista de una crisis política en constante escalada, supuestamente también debería convocar comicios presidenciales; en Cuba, Raúl Castro ha anunciado para este año su retirada de la jefatura del Estado. Y en Estados Unidos, Donald Trump, cumplirá su primer aniversario de toma de posesión, mientras que Canadá afrontará nuevos retos en su política económica y de inmigración.

Brasil celebrará en octubre de este año las elecciones más importantes de su historia, después de los escándalos de corrupción. El expresidente, Luiz Inácio Lula da Silva, vuelve a ser protagonista en la lucha por dirigir el país, ahora en manos de Michel Temer tras el traumático impeachment que forzó la salida del cargo de Dilma Rousseff en 2015.  Los sondeos más recientes sitúan a Lula como el gran favorito.

México afrontará el 1 de julio una elección presidencial  en un contexto desgarrador para el país. Enrique Peña Nieto dejará el cargo de un gobierno salpicado por los casos de corrupción y  de una escalada espiral de violencia. La batalla para suceder a Peña Nieto ya está en marcha y el líder en todas las encuestas sigue siendo el dos veces candidato Andrés Manuel López Obrador.

Colombia celebrará en mayo comicios presidenciales de las que dependerá de la consolidación del proceso de paz con las FARC culminado en noviembre de 2016 por el Gobierno de Juan Manuel Santos. El mandatario deja el cargo después de dos legislaturas que le valieron el Premio Nobel de la Paz. Los excombatientes de las FARC tendrán este año representación parlamentaria, y su máximo líder, Rodrigo Londoño, Timochenko, aspira a medirse con los partidos tradicionales.

Venezuela acaba de terminar uno de los años más aciagos de su historia reciente. Este país debería celebrar presidenciales este año. El presidente Nicolás Maduro ya manifestó su intención de optar a la reelección; no obstante, ha amenazado con hacerlo en unas condiciones que allanarían el camino a su perpetuación en el poder, a la eliminación de la oposición y a la consolidación del autoritarismo. En Cuba, Raúl Castro, hermano del extinto presidente Fidel Castro, que está al mando de Cuba desde 2008, dejará de ser el jefe de la nación. El 19 de abril tendrá lugar la jornada electoral donde los cubanos podrán elegir a su nuevo presidente, así como también designar al Consejo de Estado y renovar los escaños de la Asamblea Nacional.

En Estados Unidos, el 20 de enero será el gran examen de Donald Trump porque cumplirá su primer aniversario de su toma de posesión. No obstante, el magnate de la Casa Blanca se enfrentará a grandes retos este 2018, entre ellos, las elecciones legislativas, la trama rusa, el terrorismo del Estado Islámico, el conflicto con Corea del Norte, el tema de los ‘dreamers’ y el Obama Care. El 6 de noviembre los estadounidenses votarán para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Estos comicios serán un termómetro social sobre el mandatario dos años antes de las elecciones presidenciales de 2020.

En Canadá, las pruebas que enfrentará el Primer Ministro  Justin Trudeau en 2018 tienen que ver con su política de inmigración y económica. El tweet, “#WelcomeToCanada, compartido casi medio millón  de veces y que provocó un éxodo de inmigrantes, dejó una gran lección a Trudeau. Para evitar confusiones, el Gobierno Canadiense estableció para este año una nueva política de inmigración que señala que Canadá recibirá un total de 310.000 nuevos inmigrantes. Este 2018, Justin Trudeau, también deberá resolver el futuro del acuerdo comercial con México y Estados Unidos (Nafta, en sus siglas en inglés), que Donald Trump parece querer liquidar.

Aunque la realidad de cada país es diferente, 2018 será un año de mucha trascendencia para América Latina, Estados Unidos y Canadá, no solo porque algunos países de la región afrontarán cambios de gobiernos, sino porque los gigantes de Norteamérica deberán tomar decisiones políticas que posiblemente alteren el rumbo de la historia. Hacemos votos para los gobernantes tomen sabias decisiones y que los gobernados hagamos nuestra parte para gozar de  días mejores este 2018.

Alexander Terrazas

Escritor y periodista

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.