Columna de Opinion de Gilberto Rogel

Si usted aún no lo sabe, cada vez que usted se “mete” a Facebook está dejando en el ciberespacio valiosas piezas o rasos de su personalidad, y esto se puede vender a un precio muy alto.