El Departamento de Inmigración anunció un nuevo cambio en la aplicación de ciudadanía

luis mata columna opinion

Muchos niños y niñas y sus familias serán beneficiados con esta medida.

Por Luis Alberto Mata

TORONTO. Hay noticias buenas que le arreglan a una familia la semana. El pasado 14 de febrero el gobierno anunció que aquellos niños menores de edad, que estén aplicando a la ciudadanía canadiense bajo la sub-sección 5(1), es decir, que aplican sin sus padres, o primero que sus padres, ya no tendrán que pagar $530 dólares, como estipulaba la regla vigente desde el pasado octubre de 2017.

El nuevo pago para estos niños y niñas será de $100 dólares canadienses. Igual que los niños y niñas que normalmente aplican a lado de sus papá y mamá, o junto a uno de los dos, quienes desde hace mucho tiempo han venido pagando $100, bajo la sub-sección 5(2) de inmigración y ciudadanía canadiense.

Muchos niños y niñas y sus familias serán beneficiados con esta medida.

Les explico de que se trata la sub-sección 5(1). Esta sección está entendida para menores de edad, cuyos padres no pueden aplicar a la ciudadanía canadiense, sea porque no reúnen los requisitos, o porque afrontan algún tipo de restricción temporal o algún récord se los impide.

Desde octubre pasado, estos niños podían aplicar a la ciudadanía por anticipado, sin esperar a sus padres, o sin esperar a cumplir 18 años de edad, pero tenían que pagar $530 dólares por su aplicación. Un golpe financiero muy duro para una familia que vive del salario mínimo, o que está afrontando problemas de desempleo.

Rebajar a $100 dólares la aplicación de estos niños es motivo de celebración para varios de mis clientes en el Centro Menonita Nueva Vida. Es el caso de doña Ramona Falcao (hemos cambiado su nombre para proteger su identidad). Ramona tiene dos menores de edad deseosos de ser ciudadanos canadienses para, según ellos, pasar más rápido y sin contratiempos la frontera estadounidense y visitar a sus primos en Nueva York.

Ramona no puede aplicar a su ciudadanía todavía porque tiene dos problemas. Ha permanecido demasiado tiempo fuera de Canadá y no reúne el tiempo mandatorio como residente permanente, a la vez que no ha presentado su declaración de impuestos en los últimos tres años; y más complicado aún, no tiene certificado de inglés con nivel 4 hablando y escuchando, porque no ha sacado tiempo para asistir a la escuela de inglés. Y por costos, Ramona tampoco podía aplicar por sus hijos, pues $1,060 dólares era un presupuesto que estaba más allá de su alcance.

Pero ahora sí podrá hacerlo, porque la cifra rebajó a sólo $200 dólares por sus dos menores de edad. Esa fue una noticia que llenó de júbilo a Ramona Falcao, cuyos hijos serán muy pronto ciudadanos canadienses. ¡Vaya fiesta que hubo este fin de semana en su humilde residencia localizada en un vecindario de la bella Mississauga!

*Luis Alberto Mata es un trabajador comunitario, actualmente especializándose en Inmigración y Refugio